Recomiendo:
0

La violencia y la crueldad como estrategia de disuasión

Niños migrantes detenidos y separados de sus familias

Fuentes: Rebelión

Desde nuestro punto de partida, todos los que decidimos salir de nuestros lugares de origen hemos vivido momentos oscuros, difíciles, complicados, inciertos, y aunque fue una tortura hacer este recorrido viviendo en la miseria, podemos decir que somos sobrevivientes. Sobrevivientes, Ciudadanos del Mundo . Pascal Ustin Dubuisson   En estos tiempos de exclusión y barbarie, […]

Desde nuestro punto de partida, todos los que decidimos salir de nuestros lugares de origen hemos vivido momentos oscuros, difíciles, complicados, inciertos, y aunque fue una tortura hacer este recorrido viviendo en la miseria, podemos decir que somos sobrevivientes.

Sobrevivientes, Ciudadanos del Mundo . Pascal Ustin Dubuisson

 

En estos tiempos de exclusión y barbarie, donde la brecha de la desigualdad e injusticia ha crecido de manera abrumadora, las élites políticas y económicas no cejan en sus intentos de obtener sus fines e intereses a costa de las mayorías y del sufrimiento ajeno. Por ello, los verdugos se disfrazan de victimarios y no tiene ni siquiera el decoro de evitar culpar/criminalizar a los hijos y los niños de los desposeídos.

Urbano Aribide

 

En lo que respecta a la migración, el actual presidente de Estados Unidos (EU) se ha distinguido, tanto en términos discursivos como en sus políticas y acciones, por ser un racista consumado que, basado en prejuicios y mentiras, responsabiliza a los migrantes (especialmente los mexicanos y centroamericanos) de diversos problemas de EU. Lejos de reconocer el aporte sociodemográfico, económico y cultural de los migrantes, el jefe del ejecutivo de EU se ha distinguido por tener política migratoria que, no sólo transgrede varios de los marcos jurídicos internos de ese país, sino también viola abiertamente los derechos humanos de los migrantes. Las repercusiones para los miles migrantes son varias y no se han hecho esperar: detención y privación ilegal de la libertad, negación del derecho a pedir asilo y tener acceso a un trato como refugiados, la falta de reconocimiento de su carácter de migrantes forzados, sufrir injustificados procesos de criminalización, abusos de autoridad y agresiones físicas, la negación a recibir ayuda a humanitaria y tener un trato digno, entre otros. Esta serie de mediadas han implicado miles de personas varadas en las fronteras, cientos internados en centros de detención en EU y muchísimos agredidos. Pero lo más drástico ha silo la muerte de varios migrantes y sus hijos, derivado de estas políticas de la violencia y la crueldad.

En el marco de diversas acciones (el reiterado intento de construir el muro, el aumento y fortalecimiento de la Border Patroll y ICE), sin duda una de las medidas más polémicas e inhumanas han sido las deliberadas e ilegales acciones de separación de niños migrantes de sus familias y su reclusión/aislamiento en centros de detención en EU. Recientemente en diversos medios se difundió la noticia de que durante la administración actual se han separado a más de 5,400 niños de sus padres; y muchos de ellos, aún no se han reencontrado con sus familiares. La situación es alarmante por varias razones: se criminaliza a niños que no han cometido ningún delito, se les somete a estrés psicológico extremo al separarlos abruptamente de sus padres y familiares en un país ajeno y una lengua distinta, no se les reconoce el trato de niños en complicadas situaciones de precariedad y se les trata como delincuentes en los centro de detención; de facto tampoco se les reconoce el derecho a una vida digna y con las condiciones materiales suficientes para satisfaces sus necesidades. Esto se da en el contexto de que, durante el año fiscal de 2019 en EU, se llegó a un registro histórico de más de 76 mil menores no acompañados que en su intento de cruzar la frontera fueron detenidos por ICE y la Border Patroll. Esto sólo es la confirmación del desprecio y xenofobia del presidente de EU hacia los migrantes y sus hijos, pero también de su absoluta indiferencia por los derechos humanos.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0