Recomiendo:
1

Nicaragua

Nuestra denuncia es parte de la lucha de nuestro pueblo por su libertad

Fuentes: Rebelión

Intervención de Mónica Baltodano, presidenta de Popol Na e integrante de articulación de movimientos sociales (AMS) de Nicaragua, ante la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, 16 de noviembre 2020.

***

Sra. María Arena presidenta sub comisión de DDHH.  Señoras y Señores eurodiputados.

Permítanme en primer lugar agradecer al Parlamento Europeo por sus contundentes declaraciones y resoluciones sobre Nicaragua.  En particular agradecer a los eurodiputados: Javier Nart, Ramón Jauregui, Miguel Urbán, José Ramón Bauzá y todos los que han hecho presencia física y moral a favor de nuestro pueblo.

En sus resoluciones el Parlamento Europeo ha enfatizado en 12 importantes recomendaciones, que, por ahorro del tiempo, no mencionaré.

Pero debo decir:  Ninguna de estas recomendaciones se ha cumplido.

Ninguna. ¡Veamos!

1)    La libertad para pensar diferente sigue castigada con la cárcel.

Hasta el 7 de noviembre 115 hombres y   3 mujeres son presos de conciencia, 10 de ellos desde antes del 2018.  Se sigue identificando una práctica represiva llamada “puerta giratoria”, dinámica en la que el régimen captura y libera a un número siempre menor de personas. De esta manera tratan de inhibir mediante el terror la participación y organización política de personas opositoras, y, por otro lado, refuerzan su narrativa de “normalidad”.

2)    No se ha restituido ninguna personería jurídica ni bienes a las organizaciones no gubernamentales, peor aún, sufren además retardación de justicia. Los recursos de inconstitucionalidad presentados ante la Corte Suprema de Justicia, dos años después no obtienen fallo en ningún sentido. Así tratan de impedir que las organizaciones recurran a las instancias internacionales.

3)    El gobierno sigue sin permitir el regreso a Nicaragua de los organismos internacionales de Derechos Humanos

4)    No se emprendió ningún proceso de desmilitarización y desarme de paramilitares/fuerzas de choque, o de investigación, tal como se solicitó desde la OACNUDH, la CIDH y el GIEI. Actualmente, estos grupos siguen actuando en coordinación con la policía nacional, en los asedios, espionaje y captura de miembros de la oposición y activistas de DDHH.

5)    Los exiliados no tienen garantías para regresar al país. Más de cien mil nicaragüenses son  exiliados políticos, viviendo la mayoría de ellos en condiciones paupérrimas, entre ellos periodistas estudiantes y campesinos.

6)    Faltando 12 meses para las programadas elecciones Nacionales, no se han producido los indispensables cambios para una elecciones libres, transparentes y observadas.

Los distintos grupos políticos y otros de la sociedad civil lograron presentar una propuesta consensuada de Reformas Electorales, pero todas las señales que manda el gobierno son negativas. Tratan de impedir la organización popular, con actos de intimidación y fuerza. Intentar reunirse, aún bajo techo, se ha convertido en una operación riesgosa. La policía impide a los opositores salir de la ciudad, o de su propia casa, colocando patrullas en los domicilios. Rodean o penetran a los locales, donde se programan asambleas. Grupos para policiales, intimidan y agreden a los participantes. Si se logra hacer la reunión , los participantes salen y se encuentran con  las llantas de los vehículos acuchilladas y les lanzan pedradas y amenazas, con la complacencia cínica  de la policía.

7)    La libertad de prensa y de información es una ficción. Ortega controla 8 de los 11 canales de televisión abierta. Los locales de Confidencial y 100% noticias continúan en poder de la policía.

8)    La libertad académica continúa negada.  Ninguno de los 150 estudiantes expulsados ha sido incorporado. Siguen los despidos a profesores críticos, y las Universidades públicas continúan en la lógica de una sectaria subordinación partidaria.

9)    Toda movilización o acto de protesta está prohibido. Las mujeres no podemos ni siquiera celebrar el día internacional de la mujer, ni la ciudanía manifestarse por ningún derecho social o político. Hacer un piquete de feministas para condenar la violación y asesinato de dos niñas, dio lugar a un despliegue brutal de antimotines.  Solo los adeptos al gobierno pueden movilizarse libremente.

10)    ¿Dialogo?  No existe. Hasta hoy el gobierno no ha cumplido los acuerdos firmados con la Alianza Cívica, en marzo del 2019

11)    Siguen sin investigarse los casos de 328 personas asesinadas (24 niñas, niños y adolescentes, 21 policías) (CIDH/GIEI/MESENI). Reyna la impunidad por las graves violaciones a los derechos humanos cometidas desde el 18 de abril de 2018.

12)    En medio del Estado de Sitio de facto, presentar denuncias o simplemente publicar investigaciones periodísticas en las redes, se consideran acciones delictivas.

Desoyendo el clamor nacional y las recomendaciones internacionales como las del Parlamento Europeo en su Resolución del 20 de septiembre, la dictadura aprobó en las últimas semanas un paquete de Leyes que violentan derechos constitucionales y derechos humanos universales,

A)    El 15 de octubre aprobó la “Ley de Regulación de Agentes Extranjeros” (Ley 1040), como otro instrumento para criminalizar, asfixiar y aterrorizar toda expresión opositora en el país.

B)    El 27 de octubre aprobaron la “Ley Especial de Ciberdelitos”

bautizada como Ley Mordaza, para coartar la libertad de expresión, estableciendo penas que van desde los dos hasta los ocho años de cárcel por lo que ellos consideren como “noticias falsas, la divulgación de información confidencial de las instituciones del Estado etc.

C)    Y finalmente, el 10 de noviembre aprobaron la reforma, en primera legislatura, del Artículo 37 de la Constitución, para establecer la pena de prisión perpetua para la persona condenada por delitos graves, cuando concurran circunstancias, que a juicio de las autoridades se consideren de odio, crueles, degradantes, etc etc «

Estimados Eurodiputados y eurodiputados: Uds. se preguntarán, ¿que persiguen el régimen con tanta represión?  Respondemos: Ortega y Murillo tienen un solo propósito: perpetuarse en el poder a cualquier precio, para defender sus negocios y privilegios. Con un discurso populista, nunca como ahora el país vive a merced de los intereses de las transnacionales, del extractivismo, de la depredación de la naturaleza, del despojo violento de las tierras y bosques de los pueblos indígenas.

Nunca como hoy las mujeres son víctimas de violaciones y femicidios.

Nicaragua es el país de Latinoamérica con el más alto índice de embarazos en niñas y adolescentes.

Desde la lucha de resistencia cívica y pacífica que venimos librando en Nicaragua, queremos enfatizar que es impostergable que los organismos internacionales de DDHH puedan regresar al país, para que su presencia contribuya a disminuir la asfixiante situación en que vivimos.

La libertad y los derechos humanos no pueden ser aplastados con el argumento de la Soberanía Nacional.  En Centroamérica, no solo en Nicaragua, es palpable el deterioro de los derechos humanos. Por ello queremos proponerles, que la Unión Europea realice, en la región centroamericana, una evaluación del estado de los derechos humanos en el marco del Acuerdo de Asociación con Centroamérica (ADA) y tome las medidas que el mismo acuerdo establece, para exigir su cumplimiento.

Amigos y amigas:  nosotras, que luchamos desde nuestra adolescencia por la libertad y nos enfrentamos a una dictadura con las armas en la mano, deseamos profundamente que ese doloroso camino sea cerrado para siempre.

La unidad de los nicaragüenses, donde convergen feministas, ecologistas, activistas de izquierda, liberales, conservadores, socialcristianos, sandinistas no orteguistas, personas de diversas creencias religiosas, campesinos-as, indígenas, afrodescendientes es la vía cívica para conseguir libertad y democracia.

La vía de Nicaragua es la unidad de toda la sociedad en su pluralidad contra una dictadura, donde no caben lecturas polarizantes de la guerra fría. Por ello celebramos que el parlamento europeo, apoye al pueblo de Nicaragua también desde la pluralidad.

Ninguna institución humana, ninguna condición humana puede resultarnos aceptable, si ello implica la pérdida de la libertad. Sin libertad, que es la condición en que vivimos los nicaragüenses, todos los demás derechos quedan negados, cercenados y sometidos al capricho de la tiranía de los Ortega-Murillo. Nuestra denuncia, es pues, parte de la lucha de nuestro pueblo por su libertad.

Muchas gracias.

1