Recomiendo:
1

Perú ¿Cuál es el plan de Vizcarra?

Cuarentena “a media caña” y sin campaña masiva de tests

Fuentes: Rebelión

Vamos por la tercera semana de la cuarentena, y al parecer el gobierno estaría pensando entre prolongarla unas semanas más o focalizarla (por grupo de riesgo). Y es que, por un lado, según los especialistas, recién estaríamos ingresando al pico del contagio, y por otro, porque al no haber una campaña masiva de detección del virus (como en Korea del Sur o China), pues, no se maneja datos fidedignos de la cantidad de contagiados y la dimensión del impacto del virus en el país.

Según versiones oficiales, van 2,561 infectados (de 19,410 pruebas en 3 semanas), 321 hospitalizados, 81 en cuidados intensivos, y 92 fallecidos (tres veces más que Chile). Es decir, que en un solo día (del 04 al 05/04), se dispararon los infectados a 535. ¿Esta multiplicación de los infectados es parte del “pico” de ascenso o es que el gobierno no nos está diciendo toda la verdad? De los infectados, 954 son mujeres y 1,327 son hombres y se encuentran entre los 20 y 70 años. Y habría 504 camas de UCI siendo ocupadas ¿182?

Por su lado, la jefa del Comando de Operaciones contra el Covid-19, Pilar Mazzeti, declaró, “vamos a estar ubicados alrededor de 4000, 5000 personas infectadas…esta cifra depende mucho de cuántas pruebas logremos aplicar”, (Canal N, 05/04/20). Y en efecto, en países como Korea del Sur fue clave la campaña masiva de muestras que consistió en 210,000 pruebas en mes y medio (del 20/01 al 10/03), mientras que, en el mismo tiempo, EE.UU. solo hizo 8,554 pruebas, convirtiéndose ahora en el epicentro de la pandemia (con 336,830 contagiados y 9,618 fallecidos).

No obstante, lo que no señala Mazetti, interesadamente, es que la cantidad de pruebas por día no pasa optimistamente de las 1000 (hace unos días se realizaban 500 muestras por día). Y al no existir la necesaria cantidad de laboratorios, el resultado de las pruebas demora entre 4 y 7 días. Esto es lo que explica que algunos pacientes como el psicólogo miraflorino murieran esperando sus resultados. Y es también lo que explica que en Perú nadie sepa cuál es la cantidad exacta o aproximada real de contagiados.

Esta cuestión es producto de un sistema de salud colapsado que está desbordando al propio Vizcarra y quien el día de ayer domingo ya no apareció en la Tv. Solo hay 9 laboratorios a nivel nacional para tratar la pandemia (Ojo público, 31/03/20), y la compra sobrevaluada de ventiladores (de $20 mil a $50 mil), y equipos respiratorios, que fueron denunciados por el asesor Danny Vergel, y la ex directora del Hospital de Ate, Josefina Minbela Otiniano (Perù21, 04/03/20), terminaron no en una investigación (¿en aras de la transparencia?), sino en el despido de ambos como si sobrara personal de salud.

Vizcarra ha reconocido que el sistema de salud está colapsado, pero además de “curarse en salud” diciendo que es un problema de hace años, no dice (con la complacencia de la prensa geisha), que el suyo tampoco hizo nada al respecto. Al contrario, como consta en las investigaciones de la revista Hildebrant en sus Trece y La República, Vizcarra redujo significativamente el presupuesto a la salud pública. “El presupuesto a la salud (el PIM del ministerio de Salud para el año 2018 se redujo en 4,6% en relación al año 2017), dejando el mismo en S/16.856 millones, que implica el 2,40% del PBI (LR, 22/11/19)”, (Covid 19, Vizcarra y Diáz-Canel).

¿Ha dicho algo Vizcarra o Mazetti, más allá del ínfimo bono 780 soles por única vez, sobre la cantidad de médicos contagiados o “aislados” (que bordeaban los 100 hasta hace una semana atrás) o a convocado a más personal de salud con 4 turnos y beneficios para enfrentar la pandemia?, ¿Algo sobre las decenas de hospitales nacionales por “liquidar” que están inoperativos por demandas legales puestas por los socios del gremio de la construcción al que él pertenece? , Y en perspectiva de la “pandemia económica” que se viene, le parece justo al lector que, ¿El gobierno haya desembolsado 30,000 millones de soles para inyectarle liquidez a los banqueros y las empresas que durante los últimos 20 años del boom de la economía han amasado ingentes fortunas (según FORBES, solo Rodríguez Pastor, del grupo Intercorp, tiene de patrimonio $4,100 millones)?

Así las cosas, como observamos, el único “plan” de Vizcarra para enfrentar al Covid-19 es el “aislamiento social” a través de la “cuarentena” (y la militarización de la política sanitaria). Pero incluso en este tema, que todos creemos que es clave, pues, Vizcarra, es ambivalente, pues, lo hace a “media caña” ya que las poderosas empresas mineras, cerveceras (Backus), etc. No están acatando la misma por el amor a los chicharrones de las ganancias económicas a expensas de la sangre obrera.

Y sobre las muestras, como señalamos líneas arriba, pues, por un lado, hay cuestionamientos respecto a la efectividad del tipo de test que está comprando el gobierno vizcarrista (que ahora habla de muestras rápidas y moleculares después de las críticas), y por otro lado, de los millones de test prometidos hemos pasado a solo 150 mil (que están en camino), ya que según el Ministro de Salud, EE.UU. acaba de comprar todas las muestras de China.

Es por estas razones, que el Ejecutivo no tiene todavía una medición real de la dimensión de los contagios a nivel nacional. Y esta parece ser la razón también de que el semibonapartista Vizcarra haya decidido “dar un paso al costado” para formar un Comando de Emergencia con una líder de la calidad de la ex ministra del finado Alan García y del escándalo de la compra de Patrulleros, Pilar Mazetti. Y si no hay otros cuadros como esta joyita para que asuman tan importante cargo, pues, o el gobierno está huérfano de cuadros o está pidiendo apoyo para salir ileso de la crisis que se podría venir por delante.

El propio Vizcarra declaró después que, “En la actualidad, tenemos información que es muestra, donde se cree que está el virus vamos y verificamos; pero la muestra tiene que ser más amplia para obtener mayor información”, (El Peruano, 05/04), para luego decir que, “recién esta semana llegarán las pruebas rápidas y moleculares.

A pesar de carecer de un plan que priorice al personal de salud y una campaña masiva de muestras para detectar y focalizar los focos de contagio, la administración Vizcarra, bajo la presión de la CONFIEP, va a continuar con la cuarentena a media caña (con toques de queda diarios), sin que la “oposición política” plantee una política de salud para una cuarentena total de la actividad humana no esencial. Y es que la patronal está presionando para que se reactiven las actividades. “Los ministerios de Salud, Economía y Finanzas y Producción han formado un equipo para analizar qué actividades productivas tienen y pueden reactivarse luego del 12 de abril independientemente de nuestra voluntad”, redactó Diario Uno (06/04/20).

La incoherencia de Vizcarra podría ser catastrófica para todxs. Y es que las contradicciones entre las medidas como una cuarentena total para preservar la salud y la vida del pueblo, de un lado, y las de la acumulación “neoliberal-capitalista”, del otro, entran en colisión, teniendo al Estado burgués como testigo y cómplice impotente. Ingresamos a un escenario donde la contradicción salud vs capital está produciendo crisis políticas en el mundo libre de un potencial histórico revolucionario sin precedentes y que anima “la rebelión de lxs hambrientos”.

Incluso en los centros de salud (con decenas de enfermeras reclamando por protección de bioseguridad y mascarillas efectivas, etc.), servicios esenciales como la industria de alimentos, los camioneros (que movilizan los alimentos de provincias a la ciudad), no existen protocolos serios para detectar el contagio. Si el gobierno “arruga” frente a la presión de la CONFIEP para levantar la cuarentena a “media caña” sin tener el visto bueno de los científicos médicos, la situación será catastrófica para el pueblo trabajador.

Las fuerzas militares y policiales, a pesar de los “cachetadones” que reparten a la gente, lucen impotentes frente a esta crítica situación porque además de jugar el rol netamente de coerción a favor del establishment, pues, también están siendo infectadas por el virus.

Las empresas vinculadas a actividades no esenciales deben paralizar inmediatamente y se debe desarrollar un Plan donde se impulse una campaña masiva de muestras, a la vez que el gobierno debe reducir la jornada laboral a 6 horas en el sector salud, integrando a las clínicas privadas en un solo sistema de centralización donde las organizaciones sindicales y sociales también deben participar. El Estado debe priorizar el pago de salarios a todos los pobladores formales e informales por el tiempo que dure la crisis. Se debe ejercer el derecho a la libre desafiliación de las descaradas AFPs que durante años de boom amasaron fortunas sin rendir cuentas de estas a sus aportantes. Y los bancos deben ser regulados por el Banco de la Nación, sus sindicalizados y los usuarios, justificando su razón de ser en la sociedad.

Lxs trabajadorxs y el nuevo sindicalismo combativo mariateguista necesitan deliberar y unificar criterios programáticos al respecto produciendo su propia alternativa de economía política porque no hay ninguna garantía que a pesar de los 30,000 millones de “liquidez” del Estado que le está inyectando Vizcarra a la Elite, pues, estos respeten el derecho al trabajo y al miserable salario (ya hay despidos de trabajadores de limpieza en la municipalidad de Surco y licencias hasta Junio en otras empresas) ni que el gobierno pueda superar la crisis económica sin poner de nuevo la rodilla sobre la espalda de lxs trabajadorxs.

César Zelada. Director de la revista La Abeja (teoría, análisis y debate).

1