Recomiendo:
0

EEUU busca apoyo logístico en la ‘nueva Europa’ para su guerra sin fronteras

Fuentes: El Mundo

Todos los países de Europa Central y del Este aludidos en el artículo del Washington Post genéricamente, han negado la existencia de cárceles secretas de la CIA en sus territorios. Sin embargo, uno de ellos, la República Checa, ha reconocido expresamente que EEUU intentó hace un mes que aceptara prisioneros en su territorio. «Se trataba […]

Todos los países de Europa Central y del Este aludidos en el artículo del Washington Post genéricamente, han negado la existencia de cárceles secretas de la CIA en sus territorios.

Sin embargo, uno de ellos, la República Checa, ha reconocido expresamente que EEUU intentó hace un mes que aceptara prisioneros en su territorio. «Se trataba de presos concentrados en la base de Guantánamo, contra los cuales no había pruebas de que estuvieran vinculados con Al Qaeda», declaró el ministro del Interior checo, Frantisek Bublan, según la agencia Efe. «Nos preguntaron si podríamos acoger a algunas personas en régimen de asilo».

Según el ministro, su Gobierno no aceptó la petición, ni tampoco ninguno de los otros 10 países del entorno a los que se los habrían solicitado.

A pesar de las declaraciones de los distintos países negando albergar o haber albergado centros clandestinos controlados por la CIA, organizaciones como Human Rights Watch, cuentan con evidencias de que algunos de los conocidos aviones de la agencia de Inteligencia han transportado a Polonia y Rumanía a prisioneros sospechosos de ser dirigentes de Al Qaeda.

A nadie se le escapa que los países que estuvieron bajo la influencia de la URSS hasta el desmoronamiento de ésta, se han convertido en la gran esperanza de EEUU para poder influir tanto en la UE como en la OTAN. Es la nueva Europa que reivindicaba Donald Rumsfeld contra la vieja Europa durante las fricciones con Alemania y Francia antes del inicio de la invasión de Irak en marzo de 2003.

Apoyo a Washington

El 6 de febrero de 2003, Polonia, Hungría y la República Checa, firmaban, en el contexto del Club de los Ocho [junto a España, Italia, Portugal, Reino Unido y Dinamarca], una carta de apoyo incondicional a la postura de Washington. Sólo una semana después, lo hacía el Grupo de Vilnius, compuesto por Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Estonia, Bulgaria y Letonia y se declaraban dispuestos a participar en una coalición junto a EEUU.

EEUU lograba así meter una importante cuña en el seno de Europa. En esa misma época Bulgaria ofrecía a EEUU sus bases militares en desuso para asentar tropas que retiraba de bases alemanas. EEUU también concentró en aquel momento en Rumanía las tropas para atacar Irak tras el rechazo de Turquía a que utilizara su territorio. Meses antes Rumanía ya había tenido una fricción con la Unión Europea al firmar con EEUU un acuerdo garantizando inmunidad para las tropas estadounidenses asentadas en su territorio. Por ese acuerdo Rumanía se comprometió a que en ningún caso las denunciará ante la Corte Penal Internacional, aunque incurran en delitos de su competencia.


0