Recomiendo:
0

Las balas no resolverán nada

Fuentes: Traducido por Rebelion

Alocución del Primer Ministro sobre las revueltas en las calles del Reino Unido, transmitida por la BBC (9.08.2011) Para lo que David Cameron vino a decir tras la reunión del comité de emergencia Cobra, podría haberse quedado en su lujosa villa en la Toscana. Cameron hizo lo posible por presentarse como un tipo duro, advirtiendo […]

Alocución del Primer Ministro sobre las revueltas en las calles del Reino Unido, transmitida por la BBC (9.08.2011)

Para lo que David Cameron vino a decir tras la reunión del comité de emergencia Cobra, podría haberse quedado en su lujosa villa en la Toscana.

Cameron hizo lo posible por presentarse como un tipo duro, advirtiendo a la gente de lo que sus todavía más duros amigos de la policía les harían.

No aceptó ninguna responsabilidad por las condiciones que alimentaron la epidemia de revueltas y no mostró ninguna capacidad de comprensión de las razones por las que algunas personas participan.

Es difícil pensar en una formulación más hueca y cerril que su línea de ataque: «Esto es pura y simple criminalidad y tiene que ser confrontada y derrotada».

Así que la respuesta lógica debe ser anegar las áreas problemáticas con policías, arrestar a más gente, encarcelarla, arrojar la llave y, listo, trabajo terminado.

El Primer Ministro recibió amplio asesoramiento del habitual lobby de la ley y el orden, para quienes el problema principal es la preocupación fuera de lugar por los derechos humanos de las personas.

Es tan sencillo, y por supuesto, funcionó tan bien en Irlanda del Norte, ¿verdad?

La policía en Gran Bretaña podría haber tenido cañones de agua y balas de plástico a su disposición durante los pasados disturbios, pero su razonamiento aplastante fue que habrían causado más problemas de los que habrían solucionado.

Si el Gobierno realmente está considerando la utilización de balas de plástico en respuesta a la situación actual, esto supondría un paso atrás. Quienes están autorizados a emplearlas lo reciben estrictas instrucciones de fuego, pero las cosas no siempre marchan como estaba planeado en el calor del momento.

¿Cuánto tiempo pasará desde su introducción antes de que un joven muera como resultado del impacto directo de una bala de plástico en la cabeza?

Cameron advirtió a los jóvenes implicados en estas revueltas que «sentirán todo el peso de la ley», apuntando a castigos de custodia.

El Primer Ministro debe saber que la población reclusa es mayor que nunca, cuando pone presión adicional sobre los oficiales penitenciarios que enfrentan la privatización de su servicio y ataques sobre su salario y condiciones de trabajo.

Similares problemas enfrentan quienes están en la primera línea de los disturbios – los oficiales de policía y bomberos- quienes están entre los objetivos de la agenda de recortes del Gobierno.

Cameron concluyó su discurso sin referirse a estas falsas medidas de ahorro o a la plétora de recortes impuestos a la gente joven, como la financiación pública a asociaciones juveniles, instalaciones deportivas, ayudas a la educación y beneficios de vivienda y muchos otros.

Se añade a eso el hecho de que la mitad de los jóvenes negros entre 16 y 24 años están desempleados y que lo extraño no es que hayan estallado las revueltas, sino que no lo hicieran antes.

No tiene sentido afirmar que muchos adolescentes no muestran ningún respeto sin apreciar la realidad de que también ellos son a menudo tratados sin el menor respeto.

Las personas con un trabajo, un hogar y un futuro no causan disturbios.

El Gobierno debería estar invirtiendo en ese resultado, antes que en guerras al otro lado del mar, armas nucleares y recortes de impuestos para las grandes empresas y los ricos.

Si la gente se siente excluida de la sociedad, no sirve de nada criticarles por sus actitudes anti-sociales.

Los hogares y los negocios deben ser protegidos, lo que significa que la policía tiene que tener recursos para contener los estallidos de violencia.

Sin embargo, también debe haber inversión gubernamental en empleo, servicios y ayudas para producir una sociedad en paz consigo misma, antes que una dividida entre quienes tienen y quienes no.

Fuente: http://www.morningstaronline.co.uk/news/content/view/full/108077

0