Recomiendo:
0

Perú

Una eleccion antidemocrática

Fuentes: Rebelión

Vamos a dejar de lado los debates mas profundos sobre la democracia y su inexistencia práctica histórica y global, o sobre el el significado de la llamada «democracia representativa» y el sentido de votar cada 4, 5 o 6 años y luego obedecer. Pero si veremos algo acerca de cómo el neoliberalismo es enemigo del […]

Vamos a dejar de lado los debates mas profundos sobre la democracia y su inexistencia práctica histórica y global, o sobre el el significado de la llamada «democracia representativa» y el sentido de votar cada 4, 5 o 6 años y luego obedecer. Pero si veremos algo acerca de cómo el neoliberalismo es enemigo del liberalismo político (que afecta gravemente a la división de poderes, al Estado de Derecho, a la calidad de la ciudadanía y la necesidad de los partidos); como crece la mercantilización de la política, el uso de las instituciones que abandonan sus soberanías, como se expresa la desintegración de los partidos; la despolitización de las juventudes. Al respecto, una premisa a destacar es la participación de organizaciones consideradas criminales (FP, APRA) con candidatos al Congreso. Esto se expresa en que de 2325 candidatos 1368 han sido sentenciados, 218 sentenciados con condena vigente, 4729 con datos falsos y 359 excluidos. un mes de campaña, mas de 50% que no sabe por quien votar, candidatos desconocidos (Diario Uno, Ojo Publico). Otro dato es que el cerca del 50% de los candidatos tuvieron contratos con el Estado y que los congresistas tienen salarios privilegiados, lo que indica que la mayoría irían solo por los jugosos ingresos. Con estos y otros antecedentes no debe extraño que a unos días de las elecciones mas del 50% no se interesaba en el proceso y menos en por quien votar.

Este país vive cambios permanentes con interminables soluciones. Hoy estamos a unos días de las elecciones congresales (26 de enero) que solo complementan el periodo inconcluso debido a su disolución hace unos meses para frenar algo la corrupción abierta y descarada del fujiaprismo y sus aliados, que habían convertido el Congreso en un mercado de lobistas y coimeros, (lo que no significó su erradicación, pues aun persiste en una devaluada Comisión Permanente y en los nuevos candidatos al convocado Congreso). Lo risible es que el JNE y la ONPE con igual rango se llaman autónomos y no lo son; el primer organismo se encarga de administrar la justicia electoral y las consultas populares, y el segundo, conduce y administra los procesos electorales, sin embargo, ambos dependen del sistema judicial. Ambos organismos están atados y subordinados al aun corrupto sistema judicial. El presidente del JNE es elegido por la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia y los restante cuatro magistrados son designados por la Junta de Fiscales supremos, por votación universal de los Abogados de Lima y por los Decanos de Facultades de Derecho, uno por las universidades públicas y otro de las privadas. El jefe del organismo que administra la organización del proceso electoral (ejerce sus funciones por un período de cuatro años renovables), es designado por el ya clausurado, por su estado de descomposición, por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) de una terna presentada por el Congreso de la República. Por ello no es exagerado decir que la organización criminal, los «cuellos blancos» del puerto del Callao dirige las elecciones del 26 de Enero y se oponen abiertamente a la reforma política. Ellos pusieron al JNE que el 2016 redujo la valla y salvó al APRA de no tener congresistas y ahora pretende otra vez insuflar de vida al Partido aprista, a Solidaridad y a Fuerza Popular; mantener los vientres de alquiler, los grupos que con el nombre de «partidos» venden como franquicias políticas las costosas inscripciones electorales.

La no participación de movimientos sociales u organizaciones populares con respaldo de pueblos o ciudadanos, el voto obligatorio, el voto preferencial, la cifra repartidora, el irrespeto a la voluntad popular al atropellar la opción del voto en blanco, viciado y nulo son solo muestras de un proceso antidemocrático y totalmente plausible de manipulación. Veamos: en primer lugar en muchos partidos los individuos compran su candidatura, luego, el voto preferencial afecta negativamente a los partidos, al acabar con la legendaria solidaridad e introducir una competencia caníbal y participación caótica en las campañas, al buscar todos visibilidad y fomentar la apropiación del voto personal. Genera un verdadero mercado filisteo, sin lealtades, sin principios, sin proyectos, que provoca, de ser elegidos que también puedan venderse a otros partidos. La ciudadanía no elige se somete a elites basadas en el dinero e ingresa al mercado de marcas. Ahora bien, otra restricción sujeta a manipulación esta en que para acceder a la cifra repartidora, el partido político debe pasar la valla electoral, ya sea con el 5% de los votos o con al menos seis representantes en más de una circunscripción electoral. Sirve para acceder a la cifra repartidora donde el voto por el logo puede definir qué partidos pasan la valla, y el voto preferencial -los números- establecen qué candidatos entran. Pero el arrastre del voto global es clave para la repartición final. De allí que este método rechazado en el mundo, tenga vigencia en un país de cleptócratas y aristócratas políticos. C on la cifra repartidora no se respeta la voluntad popular. E n las elecciones del 2016. Fuerza Popular, obtuvo solo el 19% del total de votos a nivel nacional, pero terminó con el 56% de congresistas en el Congreso. Obtuvieron esa mayoría a pesar que únicamente 1 de cada 4 peruanos inscritos en el padrón le dieron su respaldo. Existen denuncias de Manuel Lajo Lazo sobre los fraudes electorales que no fueron admitidas y la corrupción continua. Al fraude jurídico se agrego el del voto electrónico (la mejor forma de voto para hacer fraude). Sacaron a Guzmán y a Acuña y le agregaron digitalmente votos a Keiko y al APRA. En estas elecciones se prevé que una alianza de Fuerza popular con desarticulado AP y la empresa de Acuña llamada APP consigan una peligrosa mayoría congresal contra la que habrá que seguir combatiendo, pues además, e l fraude para este 26 de enero es previsible. Todo esta tan bien diseñado para favorecer las marcas mas antiguas que hasta el voto de rechazo, el voto en blanco, nulo o viciado nos sirve. Una decisión honesta, ética y política debió haber sido no participar hasta cambiar las reglas e instituciones que manejan el sometido poder electoral. Ninguna fuerza política siquiera abrió este debate. 2

Las fuerzas llamadas de izquierda en varios casos ya no son tales aunque parezcan serlo por su apuesta discursiva progresista, pero que hace mucho que han abandonado la construcción colectiva ciudadana y popular y solo atienden a intereses personales o de pequeños grupos. Los sindicatos y gremios son costras burocráticas que apenas contemplan las demandas coyunturales puntuales de trabajadores en conflicto, tal el caso de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP). Los activismos identitarios feministas, por igualdad de genero, los defensores de derechos humanos, los ambientalistas, indigenistas, los defensores de la diversidad LGTBI, etc. no han logrado integrarse, ni extenderse al conjunto de la sociedad o conjugar demandas de las mayoría. La izquierda por fuera del sistema no ha logrado rearticularse, mas aun al estar proscritos y deslegitimados, solos se marginalizan al mantener ciertos discursos y liderazgos que el poder se encargo de provocar rechazo.

Pero además, aunque el suelo es mas parejo en estas elecciones por las limitaciones al financiamiento ilegal, existen factores que orientan el voto. Las encuestas y el monopolio Confiep del Grupo El Comercio son decisivos en la manipulación de los electores. La hegemonía neoliberal tiene 30 años configurando las mentes, y hasta los académicos y universidades han definido una juventud formada en el neoliberaismo mercantilista e individualista. El movimiento universitario esta debilitado, politizado hacia la derecha, cunde la ignorancia política, las marchas se reducen a movimientos identitarios y la investigación de los problemas del país brilla por su ausencia. Mientras que la derecha desprestigiada cambia de ropas, ahora es morada, AP, APP, PPC, Solidaridad que se suma a la delincuencia política de FP y el APRA. Nueva estrategia basada en ganar opinión publica programada por el Grupo el Comercio, la Confiep y las encuestadoras Ipsos, Cpi, Datum, Pulso. En Perú gobierna la mafia criminal CONFIEP; toda la derecha peruana son lacayos de Confiep que defienden a muerte la Constitución delincuencial fujimontesinista, también algunos seudo izquierdas se venden a confiep. El Tribunal Constitucional (TC) es la instancia máxima donde se deciden poderes fácticos. La mafia Confiep controla TC. Y la suerte de Fiscales de LAVA JATO dependen del TC. Para ellos, los protagonistas de la vida política siguen siendo el fujimorismo apoyado en las subsistentes redes corruptas, criminales y clientelares, en alianza con otras fuerzas políticas y las élites tecnocráticas de AP, los morados y APP que representan mejor a la lumpen burguesía de la CONFIEP y la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo (SNMP), que usando la silla giratoria y otros métodos han capturado los diversos espacios estratégicos del Estado y que son capaces de aglutinar a sectores que si votaran por las marcas conocidas, las clases altas y medias, mas los sectores emergentes asustados por el miedo a una izquierda que sin distingos es calificada de terruca, madurista o estatista.

EL NEGATIVO CONTEXTO Y LA CAIDA DE LOS MITOS

Hugo Cabieses nos habla de la necesidad de disolver mitos, propios de la propuesta ideológica del neoliberalismo extractivista salvaje3 :

1. que somos un país minero-petrolero-gasífero extractivista; 2. que para superar la pobreza y la exclusión debe haber crecimiento continuado del PBI; 3. que cemento, arena, fierro y equipos, es lo que debe primar en las inversiones públicas y privadas; 4. que el neoliberalismo es económico-productivo y no ideológico-cultural; 5. que con exportación superaremos la exclusión y la competitividad-productividad; 6. que el agua, bosques, biodiversidad y Amazonía son bienes transables e infinitos; 7. que los pueblos indígenas y los indignados no pueden gobernar; 8. que el territorio no se debe ordenar porque ello inhibe las inversiones; 9. que la diversificación productiva es una propuesta de los comunistas-ecologistas; y, 10. que los corruptos son más y por lo tanto es poco lo que podemos hacer frente a ello.

Estos mitos -que son muchos mas- van cayendo con la crisis multifacética, institucional, política, social y cultural determinada en parte por el anárquico saqueo, por la incipiente recesión agravada por desastres ambientales, por la caída de los precios de minerales exportables, por la corrupción que corresponde al despojo y devela el rentismo y los mecanismos de saqueo del poder establecido, por ello cada vez más deslegitimado. En estas circunstancias va quedando desnudo el poder político y su manejo.4 En tres décadas se fortalece la derecha neoliberal en el Estado y también la resistencia popular; sin embargo, en la primera los poderes del Estado en sus manos van deslegitimándose y empieza por el ejecutivo donde aun cuando cinco expresidentes están en la picota, el actual Presidente, Martín Vizcarra no es mas que un administrador del despojo y los negocios de las grandes corporaciones representadas por la CONFIEP. Mas tarde, ante el escandaloso comportamiento del Congreso, blindando a los corruptos y favoreciendo el despojo, por presión popular fue disuelto. Por su parte, la creciente resistencia popular e indígena es espontanea, disgregada, localizada, desligada de la izquierda, con frágiles organizaciones y una politización sin sujetos sólidamente construidos y con proyectos emancipatorios definidos. Los corruptos gobiernos de Ollanta Humala, de Susana Villarán, Gregorio Santos, entre muchos otros regionales y locales atenta contra el sueño de un renacimiento de la izquierda que, sin embargo, obtuvo una importante votación en el 2016.

El Perú, gracias a las políticas neoliberales vive en una crisis permanente de su régimen político. Nace de la corrupción que marca la larga coyuntura, desde los casos Lava Jato y Lava Juez (o Cuellos Blancos, o CNM Audios). Se mantiene el diseño montesinista donde la Constitución y el control del sistema judicial son los instrumentos fundamentales para proteger a las organizaciones criminales, entre las que están las grandes corporaciones (CONFIEP), las trasnacionales y organizaciones políticas mafiosas y donde el Congreso era el principal bastión de encubrimiento y protección de los corruptos. El colocar al capital privado como el alma del sistema esta en el origen del abandono de la soberanía, del despojo y saqueo, y por tanto de la corrupción. Pero también define que un país rico y multidiverso hoy sea un país con un régimen neoliberal extractivista, económicamente estancado, desindustrializado, frágil, socialmente excluyente y postrado, ambientalmente agredido.

Se desarrolla en un contexto global marcado por la crisis civilizatoria, por el conflicto entre la unipolaridad norteamericana y la multipolaridad, resurrección de la crisis económico financiera internacional en pleno proceso, con restauraciones y contrarestauraciones conservadoras y progresistas en el continente, con guerras híbridas (económicas, políticas, mediáticas) y el categórico fracaso del modelo extractivista-exportador. Sin embargo, la hegemonía neoliberal mantiene su vigencia gracias a la concentración de medios de comunicación en manos de una derecha confesional, conservadora y violentista, que inventa fetiches del tipo Perú país minero o que inversión privada igual a crecimiento, con otras agresiones mediáticas creando el imaginario de una amenaza terrorista, o la lucha contra las drogas, el crimen organizado y actividades ilícitas para legitimar la criminalización de la resistencia, de las movilizaciones, socio-ambientales, o la lucha indígena en defensa de sus territorios, del agua limpia, de la agricultura y bosques, de sus saberes, derechos y culturas andino-amazónica.

En este contexto la captura corrupta del Estado esta en disputa. Los combates se dan en torno al Poder Judicial y el Congreso. En la primera institución existen avances sustantivos y tocan a la izquierda light, caviar y también a otra con tradición corrupta, caso de Patria Roja. Los izquierdistas como el ex gobernador Gregorio Santos o la ex alcaldesa Susana Villarán fueron encarcelados; Vizcarra tiene decenas de procesos y su ex primer ministro, César Villanueva tiene prisión preventiva. El suicidado Alan García sobre el que quedo palmariamnte demostrado que recibió enormes cantidades de dinero de la división de sobornos de Odebrecht es el caso más emblemático junto a otro ex -presidente Alberto Fujimori. Otros ex-presidentes Alejandro Toledo (en Estados Unidos), Pedro Pablo Kuczynski; y la jefa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori y Ollanta Humala están en camino a la prisión. Y son muchos más políticos corruptos en las altas esferas, en los Gobiernos regionales y en los municipios. Gorriti, nos ilustra

Las investigaciones revelaron no solo la corrupción dentro del Estado sino en las principales empresas del país y en sus gremios; entre varios de los principales estudios de abogados; en la médula misma de prácticas creadas para, supuestamente, eludir la ineficiencia y corrupción judicial, como el arbitraje. Desde el principal banquero del país, llevando a escondidas, en maletines, millones de dólares no declarados ni contabilizados, como un doleiro más; hasta abogados de presunta rectitud participando en arbitrajes de sistemática corrupción, mientras otros, gracias a coimas, traicionaban a sus clientes; empresarios y empresas de construcción nacionales tan cartelizados y corruptos, en su escala, como lo fue Odebrecht y las otras empresas de Lava Jato. Fiscales y jueces, sobre todo los primeros, forman parte de organizaciones jerarquizadas y tradicionalmente corruptas. 5

Esta es una lucha muy compleja con avances y retrocesos. Esta muy articulada a la definición de la correlación de fuerzas en el Congreso y en año y medio a los cambios que se esperan en el ejecutivo. La delincuencia institucional y la económica no puede ser desestimada, la lumpenburguesía sigue fuerte articulada a la Confiep. Mantiene lazos con Estados Unidos y otras potencias europeas y Canadá en la vanguardia minero empresarial. Controla los organismos electorales y muchas instituciones. Esta corrupción se deriva de la propiedad privada, de la concentración de la riqueza, de la apropiación de la tierra y los recursos naturales, del despojo y el rentismo sobre bienes naturales como petróleo, minerales, agua, tierra, biodiversidad y aire. Deriva de la Constitución y las leyes, como la ley de productividad y competitividad así como la ofensiva sobre las políticas sociales, los derechos conquistados y la política fiscal y tributaria antipopular con impacto en la distribución del ingreso, profundizando la pobreza y la desigualdad social. La ofensiva que proporcionan ganancias extraordinarias por la sobre explotación en las grandes empresas y mediante la apropiación de la plusvalía social recaudada por el Estado por los corruptos privados y públicos. La colonización y homogenización de nuestros saberes y sentidos ha logrado que se naturalice la corrupción. Gorriti agrega sus preocupaciones sobre el desenlace del combate judicial.

Esa corrupción se sigue conociendo a través del caso Lava Juez. Zoraida Ávalos se convirtió en Fiscal de la Nación. Ella apoya al Equipo Especial pero enfrenta a tres de cinco fiscales supremos (Chávarry, Gálvez y Rodríguez Monteza) en contra del Equipo Especial y de ella. Es un balance precario dentro del que se mueven funcionarios y grupos que no obedecen a Ávalos sino a la troika tóxica. En el Poder Judicial hay un equilibrio igualmente precario. El caso Lava Juez sacó a varios de los jueces corruptos, pero ciertamente no a todos. Los que han quedado mantienen un perfil cuidadosamente bajo, en busca de circunstancias propicias. Hay también, y ese es un factor muy importante, un porcentaje de jueces y vocales honestos, que podrán jugar un papel mucho más importante en el futuro.6

Nos consuela el que aún existe un débil enraizamiento de gente honesta y emancipatoria en espacios político-sociales, en los territorios y en las dinámicas cotidianas de vastos sectores sociales que persiste en desarrollar desde abajo un nuevo ethos, una nueva cultura política emergente democrática que opta por la participación y lucha, por su multiplicación de la acción política. Si se respetase el voto nulo-viciado-en blanco en un país que no cree mas en la política y en los políticos oficiales y que ni siquiera se preocupa por conocer a los candidatos, seguramente estas elecciones se anularían. Pero todo esta bien diseñado desde hace años.

Notas:

2 Fernando Tuesta estima, en base a encuesta de IPSOS, lo que los expertos de la derecha ya hicieron desde que permitieron la permanencia del Fuerza Popular y el APRA en este proceso. «AP tendría entre 30 y 35 congresistas (en el 2016, solo obtuvo 5) , Fuerza Popular entre 23 y 27 (por debajo de los 73 que ganó el 2016), Partido Morado entre 22 y 26 (no participó el 2016), APP entre 20 y 24 (superaría los 13 del 2016) y Somos Perú entre 15 y 18 (no obtuvo ninguno en el 2016). El APRA y Frente Amplio, si ingresan, lograrían diez cada uno.» Otra vez FP aliada con AP y APP tendría mas de 70 congresistas y si pasan la valla el FA y JP tendrían unos 25 que aliados con los morados podrían llegar a 50.

3 Hugo Cabieses, Perú en tiempo de plagas y retardos, https://www.annurtv.com/nota/56855-america-latina-y-caribe-peru-en-tiempo-de-plagas-y-retardos.html, 13 diciembre 2019.

4 Montesinos, con su entrenamiento en la CIA y la defensa de narcotraficantes se encargó de investigar y utilizar su radiografía de los poderes reales e institucionales para asesorar a Fujimori y lograr el sometimiento y manipulación de todos ellos.

5 Gustavo Gorriti, La lucha contra la corrupción el 2019, IDL reporteros. https://idl-reporteros.pe/la-lucha-contra-la-corrupcion-el-2019/

6 Ibid.

Jorge Lora Cam es doctor en Ciencias Políticas UNAM.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

0