Recomiendo:
0

Más absoluciones que condenas en la sentencia sobre los hechos acaecidos en la Escuela Díaz durante la reunión del G8 en Génova

Vittorio Agnoletto: «Desde hoy y con esta sentencia se establece para siempre la total impunidad para las fuerzas del orden»

Fuentes: BBC Mundo

Más de la mitad de los policías involucrados en la represión durante la Cumbre del G8 en Génova, en julio del 2001, fueron absueltos por la justicia italiana.

 El fallo, que también condenó a 13 oficiales, se conoció tras 12 horas de discusión, y pone fin a un incidente que generó innumerables reacciones por la violencia que los medios registraron en el interior de la Escuela Armando Díaz, donde se produjeron los hechos.

Con gritos de ¡Vergüenza! ¡Vergüenza! reaccionaron muchos de los numerosos asistentes al tribunal durante la lectura del veredicto que absolvió a 16 efectivos policiales.

La totalidad de los agentes condenados pertenecían al VII Núcleo Móvil que desde Roma llegó a Génova para ejercer tareas de seguridad durante la cumbre del G8.

El oficial en jefe de ese cuerpo policial a la época de los hechos, Vincenzo Canterini, recibió la condena más alta, cuatro años de prisión (con la pena accesoria de cuatro años de suspensión de cualquier función en la administración pública) por los delitos de falso ideológico, calumnia y lesiones.

Otros 8 policías del mismo cuerpo fueron encontrados culpables de lesiones graves y condenados a tres años de reclusión.

El resto de los condenados recibió penas que van de los dos años y seis meses hasta un mes de reclusión.

El Ministerio del Interior Italiano deberá pagar a los damnificados de la violencia que se constituyeron en como parte civil del proceso (unos 70) indemnizaciones que van de un mínimo de 5.000 euros (US$5.800) hasta un máximo 50.000 (US$58.000).

Las absoluciones

Con esta sentencia los jueces decidieron liberar de responsabilidad a los principales acusados de la fiscalía, pese a que la totalidad de la cúpula policial había decidido la irrupción en la escuela Díaz donde dormían muchas de las personas llegadas desde distintos países para manifestar en contra de la cumbre.

El fallo llega a siete años y dos meses de los hechos y luego de cuatro años de proceso, con más de 200 audiencias.

Entre los acusados figuraban el actual jefe de la Unidad Anticrimen de la Policía Italiana, Francesco Gratteri, el actual responsable del Servicio Central Operativo, Gilberto Caldarozzi, y el actual comandante de la Agencia de Seguridad Interna, Giovanni Luperi.

Para todos ellos la Fiscalía había solicitado penas de hasta cuatro años y seis meses de reclusión.

Las reacciones

Para el subsecretario del Ministerio del Interior, Alfredo Mantovano, las decisiones del Tribunal de Génova «demuestran que las responsabilidades penales son individuales y que no ha existido ningún tipo de complot. La policía de Estado merece la gratitud de todos», subrayó.

Totalmente contraria fue la opinión del parlamentario europeo Vittorio Agnoletto, quien para la época de los hechos era unos de los responsables de la manifestación No Global.

«Desde hoy y con esta sentencia se establece para siempre la total impunidad para las fuerzas del orden», declaró.

Seis procesos

Este es el tercer juicio relacionado con los hechos que se produjeron durante la Cumbre del G8 en Génova en las que se registraron un muerto y 560 heridos.

Antes se habían conocido las sentencias de 5 meses a 11 años de cárcel para 24 militantes pertenecientes al movimiento No Global.

También hubo condenas de 5 meses a los 5 años para 15 personas (entre policías y civiles) por las violencias y abusos que se produjeron en el cuartel de Bolzaneto.

Quedan aún por celebrarse otros tres procesos «satélites» por la violencia ocurrida en otros puntos de la ciudad.

En esos casos los acusados también son destacados jefes policiales.

0