Cristina Martínez Benítez de Lugo

Artículos

El periodista saharaui Lamín Haddi lleva 69 días sin poder comunicarse con su familia

– Se estima que este año OCP se embolsará unos 171 millones de dólares por sus ventas ilícitas de fosfatos.

La abogada de Lamin Haddi considera que la administración forzada de vitaminas por sus carceleros pone fin de facto a la huelga de hambre del preso político saharaui.

Cuando un preso político saharaui se pone en huelga de hambre, como Mohamed Lamin Haddi, le está diciendo al mundo que le ayude. Se está jugando la vida para denunciar unas condiciones por las que ningún ser humano debería pasar. Dentro de su debilidad extrema por la tortura, el aislamiento, la distancia, la mugre, la comida insalubre, la falta de atención médica… saca fuerzas para hacer una huelga de hambre, su única estrategia para denunciar la opresión.

La madre de Mohamed Lamin Haddi lleva 4 días ante la cárcel de Tiflit 2 esperando para ver a su hijo que ha cumplido 50 días en huelga de hambre. Ha recorrido 1.300 km desde El Aaiún –Sahara Occidental ocupado- hasta Tiflit –Marruecos-, cerca de Rabat.

La activista saharaui Sultana Jaya lleva toda una vida enfrentándose a las fuerzas de ocupación marroquíes en defensa de la autodeterminación y de su bandera.

La Cruz Roja Internacional no asume su compromiso de protección a presos y civiles en tiempos de guerra como establece el derecho internacional humanitario.

Como tantos saharauis, Mohamed Salem Bobit fue arrestado en enero de 2011 tras los acontecimientos de Gdeim Izik, aquella inmensa manifestación de familias saharauis, cerca de El Ayún, en protesta contra el ocupante, que duró un mes y terminó con un desmantelamiento brutal por parte de las fuerzas marroquíes.

Marruecos intenta aparentar normalidad en el Sahara Occidental con turismo y práctica de deportes acuáticos.

El Tribunal de Casación ratifica las penas a los presos de Gdeim Izik: 8 cadenas perpetuas, tres de 30 años, cinco de 25 y tres de 20.

1 2