Natalia Rodriguez Blanco

Artículos

Sufrimos la omnipresencia de una agenda mediática rabicunda, burda e irrespetuosa

Vimos en estos once meses cómo cierta prensa hegemónica buscó encasillarnos en una postura maniquea: violentos o democráticos, salvajes o probos, masistas o activistas. Refutamos ello al comprender que el tejido social se urde en más sentidos que tal polarización, mediante la cual quisieron secuestrar nuestra voluntad.

La sociedad boliviana atraviesa actualmente una doble crisis: sanitaria y política. Los últimos meses estuvimos estrictamente confinados y sobreexpuestos a los medios de comunicación y a las redes sociales.