Nazanín Armanian

Artículos

Ella no conoce a Carmen Sarmiento, la veterana periodista española que cámara al hombro pateaba los lugares más recónditos del mundo para sacar a la luz el sufrimiento, la discriminación y también la lucha de «los marginados» por la libertad, igualdad y justicia social, pero hace casi lo mismo en la otra punta del mundo y con los mismos objetivos.

En la noche del domingo 29 de marzo de 2020 un grupo de mujeres presas de la cárcel de Herat, Afganistán, protagonizó un motín en protesta por la inexplicable discriminación de otorgar el permiso de salida a algunas reclusas para evitar la propagación del coronavirus, mientras que a otras muchas no. Y eso sucede cuando, por la exigencia de EEUU —que busca una paz a cualquier precio con los Talibán— el Gobierno afgano ha aceptado excarcelar a unos 5.000 reos del grupo fascista.

Continúa la destrucción programada y sistemática de Siria. El país que un día fue uno de los pesos pesados del mundo árabe ha sido borrado del mapa, al igual que Irak y Libia, gracias a la ingeniería militar de EEUU e Israel y su capacidad de manipular la opinión pública.

El año 2020 empezó para Irán con el asesinato del segundo hombre más poderoso del país, el general Qasem Soleimani, en Irak, y termina con el atentado contra el científico nuclear Mohsen Fajrizadé en el propio suelo iraní.

Guerra en el Cáucaso

Arabia Saudí no está dentro de las prioridades del presidente Biden. Aunque todo lo que haga será cuestión de forma y no de fondo: no dirá, por ejemplo, que el general Al Sisi sea su «dictador favorito», aunque fue el gobierno de Obama-Biden quien reconoció un régimen golpista en Egipto.

Nos arrancan un centenar de derechos conquistados para luego devolvernos uno, con un no tan sofisticado malabarismo, y nos inyectan luego la falsa sensación de que ¡lo hemos conseguido! «¡Yes we can!» sin tocar ni un pelo del estéril sistema: espejismo como táctica y estrategia.

La principal diferencia entre Biden y Trump es la previsibilidad del primero, que encaja dentro del comportamiento «lógico» de una superpotencia que hace y deshace las normas internacionales cuando le conviene, aunque Biden, al igual que Obama, utilizará el chantaje y la amenaza desde los organismos mundiales atrayendo la complicidad de otras potencias.

La táctica del Pentágono y la OTAN ha sido ignorar a su comandante-presidente: no ha cumplido con sus órdenes de retirar a los soldados de Siria, Iraq, Afganistán, entre otros países ocupados; es más, los generales de EE.UU. han barajado un golpe de Estado para derrocarle.

1 2 3 17