Carolina Vásquez Araya | 

Atrapados en un circo de dudas y promesas, no prevemos el desenlace.

En estos tiempos de la covid-19, donde la incertidumbre parece ser la única certeza y el futuro había pasado a llamarse “nueva normalidad” sin que quede muy claro qué significará eso, apareció una nueva variante del coronavirus, bautizada como Omicron y detectada en Sudáfrica , que prendió todas las luces de alarma en el mundo, estremeció los mercados bursátiles y derrumbó los precios de las materias primas industriales.

Jaime Richart | 

Como se conoce, América Latina es la región más inequitativa del mundo. Esa realidad tiene una larga formación histórica que deriva de la época colonial.

Javier Tolcachier | 

La pandemia mundial profundizó las condiciones de precariedad de las mayorías, generadas por la financiarización capitalista y mostró cruelmente las carencias y desigualdades producidas por el orden neoliberal, atenuadas apenas en algunos lugares por sistemas sociales de contención de carácter progresista.

Luis Méndez | 

«Hemos creado un maravilloso mundo virtual para vosotros, el feo y sucio real nos lo quedaremos nosotros». (Andrés Rábago García, «El Roto»)

La confirmación de una nueva variante del coronavirus, bautizada como Omicron y detectada en Sudáfrica prendió todas las luces de alarma en el mundo, estremeció los mercados bursátiles y derrumbó los precios de las materias primas industriales, entre ellas el petróleo, ante el temor de que sean necesarias medidas que limiten la movilidad y la actividad productiva que frenen la titubeante recuperación de la economía mundial.

El “viejo continente” es nuevamente el epicentro global de la pandemia

Cristóbal León Campos | 

O nos replanteamos toda la lógica de la existencia humana o seremos testigos y partícipes del inicio de un fin anunciado con todas las formas y medios posibles.