Recomiendo:
0

Entrevista a Éric Toussaint

«La izquierda tiene que dejarse de juegos, desobedecer a las instituciones europeas y aplicar un plan B radical»

Fuentes: CADTM

Traducido del francés para rebelión por Caty R.

Portavoz del Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas (CADTM), Éric Toussaint recorre el mundo para apoyar los movimientos de izquierda que militan por la anulación de la deuda de sus países y otras políticas progresistas. Militante comprometido en la izquierda radical desde hace mucho tiempo, conoce bien la situación de Grecia, España y Portugal y combate firmemente las políticas europeas de austeridad que empobrecen a los pueblos.  

¿Puede decirnos algunas palabras sobre su trayectoria política?  

Desde los 16 años milito en la izquierda radical en Bélgica. Me uní a la IV Internacional a esa temprana edad y fui líder de luchas estudiantiles entre 1968 y 1973. Después fui profesor en Lieja entre 1975 y 1994 y ejercí responsabilidades sindicales en la CGSP-Enseñanza. También fui profesor en la escuela de militantes sindicalista de la FGBT (un sindicato interprofesional que cuenta con más de un millón de miembros). Desde los años 70 hasta ahora he participado en varios intentos de agrupamiento de movimientos políticos. En 1976 la Unión Progresista (en el marco de las elecciones comunales) era una alianza entre el Grupo Político de los Trabajadores Cristianos (GPTC), la Liga Revolucionaria de los Trabajadores (LTR, convertida después en el POS y más tarde en la LCR), donde fui uno de los animadores, así como una persona comprometida en medios culturales y sociales.  

El segundo período, muy rico, fue el de la creación de Izquierdas Unidas, en el 93-94, que se presentó a las elecciones europeas con militantes del POS, del Partido comunista, de los sindicalistas y personalidades como Lise Thiry, Pierre Galand e isabelle Stengers. Después Otra Izquierda es Posible en 2006, más tarde el Frente de las Izquierdas en 2009-2010 y etcétera. En 2014 me propusieron que me presentase en las listas PTB-GO y presté mi apoyo sin ser candidato. La orientación del PTB sobre la deuda me parecía muy moderada. Hay que señalar también que desde que se fundó el CADTM en 1990 su actuación y desarrollo son mis prioridades. 

¿Cómo nacieron los partidos de izquierda radical en Grecia, España y Portugal?

Hay un claro punto en común entre Syriza (Grecia) y el Bloco (Portugal).  

Syriza, que significa Coalición de Izquierda Radical, nació una docena de años después de que los militantes se distanciasen del Partido Comunista de tradición stalinista, el KKE (por otra parte hay otro Partido Comunista de tendencia eurocomunista) tras su participación en el Gobierno en 1989 con Nueva Democracia, el principal partido de la derecha. Era un gobierno contra natura que produjo un traumatismo, en particular de una parte de la juventud que optó por dejar el PC. En el origen Syriza se formó, a partir de 2003, agrupando una docena de diversas organizaciones procedentes de tres orientaciones históricas: comunistas cercanos a Moscú, trotskistas y maoístas.  

El Bloco fue formado por una parte del Partido Comunista (bastante estalinista) que abandonó este para constituir con una organización maoísta (UDP) el Frente de Izquierda (Bloco de Esquerda).  

Existe claramente un punto común entre Grecia y Portugal. 

 

Francisco Louçã, Bloco de Esquerda

En España es diferente (sin estar totalmente alejado) porque Podemos es una de las prolongaciones del movimiento de los indignados de 2011. Un sector de ese movimiento consideró que había que constituir una organización política. Hay un punto de encuentro entre personas procedentes de los indignados e intelectuales universitarios (como Pablo iglesias, Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón) que conquistaron su plaza en el mundo académico, tienen sentido de la comunicación, controlan la comunicación en las redes sociales, los programas de televisión y radio alternativos en internet, pasaron por el PC español o las juventudes comunistas y siguieron las experiencias de los años 2000 en Venezuela (sobre todo), en Bolivia y en Ecuador. El encuentro entre el movimiento de los indignados, los intelectuales y el movimiento trotskista (Izquierda Anticapitalista) produjo la creación de Podemos en enero de 2014. El resultado fue inmediato en las elecciones europeas de junio de 2014, más de 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados de un golpe, es excepcional. El Bloco y Syriza empezaron de manera más modesta.  

¿El hecho de que los tres países tengan un pasado reciente de dictadura ha influido en el surgimiento de esos partidos?  

En Grecia y Portugal las generaciones que constituyeron Syriza y el Bloco vienen de la lucha contra la dictadura. En general eran jóvenes estudiantes de 18 o 20 años. Pero eso no quiere decir que sean ellos quienes dirigen esas organizaciones en la actualidad, los dirigentes más bien pertenecen a la generación siguiente: Tsipras no participó en el derrocamiento de la dictadura porque nació en julio de 1974, un año después de la caída de la junta militar. Pero los que formaron Syriza sí. Algunos participaron activamente en la lucha contra la dictadura, como Nadia Valavani, que fue muy activa en la resistencia estudiantil al régimen de los coroneles griegos que derrocaron a la dictadura griega en 1974. Esta mujer, que fue encarcelada (cinco meses en una célula de aislamiento) y torturada es un símbolo de la resistencia a la dictadura. Fue viceministra de Finanzas del gobierno de Alexis Tsipras entre enero y julio de 2015, después se opuso a la capitulación y dimitió (1). Está también Manolis Glezos (2), condenado a muerte por los nazis en la Segunda Guerra Mundial y perseguido también durante la dictadura de 1967-1974. Tanto Nadia Valavani como Manolis Glezos actualmente se encuentran en la Unidad Popular que abandonó Syriza en agosto de 2015.  

En España la generación que dirige Podemos nació después del franquismo, aunque cierto número de militantes de más edad militaron contra la dictadura franquista y se opusieron a la restauración monárquica tras la muerte de Franco en 1975.  

¿Esos partidos están preparados para hacer alianzas con otros partidos? Y si es así, ¿en qué condiciones?  

Podemos, Syriza y el Bloco están en la misma onda sobre la idea de que pueden y quieren ser fuerzas de gobierno, incluso en coalición con otras. 

Cuando Syriza ganó las elecciones del 25 de enero de 2015 buscó un acuerdo de gobierno con el Partido Comunista griego, pero este lo rechazó categóricamente. Entonces, para emprender la política contra la austeridad, Syriza no tuvo otra elección que dirigirse al partido independiente de la derecha nacionalista, los Griegos Independientes (ANEL), con la que tuvo que aliarse.