Antonio Santamaría

Artículos

Un reciente debate televisivo ha permitido visualizar la estrategia de las formaciones catalanas frente al partido de extrema derecha, cuyo ascenso en los barrios populares puede constituir una de las grandes sorpresas de las elecciones catalanas.

El estallido de la crisis financiera del 2008 se desarrolló sobre tres ámbitos diferenciados pero, al mismo tiempo, interconectados. En primer lugar, la crisis socioeconómica con un incremento espectacular del paro y la precariedad laboral, que ya eran de los más elevados de Unión Europea, acompañado por una insostenible oleada de desahucios de familias víctimas de las hipotecas y un incremento exponencial de la desigualdad social.

El inicio del curso político en Catalunya está determinado no solo por la pandemia, sino por la ofensiva de Torra y Puigdemont para mantener su hegemonía en el independentismo frente a ERC y las formaciones surgidas de la implosión de Convergència.

Todo parece indicar –según una fuente tan bien informada como TV3– que los anunciados pero no convocados comicios autonómicos podrían celebrarse entre el 19 de septiembre –cuando el Tribunal Supremo con toda probabilidad ratificará la inhabilitación del president vicario Quim Torra– y el 1 de octubre, tercer aniversario del referéndum ilegal de autodeterminación.

Esquerra Republica de Catalunya (ERC) es una de las formaciones más antiguas de Cataluña. Fundada en 1931, surgió en sus orígenes de la fusión de dos vectores: el separatista, de Estat Català de Francesc Macià y el federalista del Partit Republicà Català de Lluís Companys. Esta doble composición generó numerosas contradicciones en la Segunda República, […]

La fallida declaración unilateral de independencia, la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la catarata de procesos judiciales contra los líderes secesionistas inauguraron un mandato de transición que podría calificarse de postprocesista. Las elecciones autonómicas convocadas por Mariano Rajoy se celebraron en un clima de extrema polarización que favoreció a las formaciones situadas […]

La crisis financiera que estalló en el 2008 produjo en cada país diversos efectos y abrió la espita de contradicciones largamente contenidas. En España esto se tradujo en una triple crisis: socioeconómica, político-institucional y territorial. En el primer apartado se asistió a un vertiginoso aumento del paro, la precariedad laboral, la pérdida de derechos sociales […]

Existía la percepción generalizada que la sentencia del procés marcaría el punto final de la fase unilateral del movimiento independentista, aunque se ignoraba cómo se produciría y hacia dónde se dirigiría tras este punto de inflexión. La ausencia de un planteamiento autocrítico sobre los errores cometidos por el independentismo en el otoño del 2017 y […]

En cualquier caso, resulta improbable que el movimiento independentista pueda mantener una movilización permanente sin una solvente estrategia para alcanzar sus objetivos. Las repetidas elecciones generales servirán para tomar el pulso de la correlación de fuerzas en su interior y si, como ocurrió en los pasados comicios se consolida la hegemonía de ERC, sería inevitable […]

1 2 3 5