Desde 2012 se suceden las declaraciones y las agresiones al colectivo LGTBI

Resistencias a la campaña de ataques homófobos en Macedonia

Fuentes: Diagonal

Jovana Ananievska, activista del Centro de Apoyo LGTBI en la capital de Macedonia, habla sobre la escalada de violencia homófoba que se vive en este país

La situación de personas LGTBI en los Balcanes resulta, en términos generales, vulnerable. Jovana Ananievska, abogada y activista del Centro de Apoyo LGTBI en Skopje, explica que, si bien la situación legal varía de un país a otro, el peso de la homofobia dificulta la vida de lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales (LGTBI). Montenegro, Serbia y Croacia han introducido cambios legales vinculados al respeto de los derechos básicos de estos colectivos -fundamentalmente, protección legal frente a la discriminación-. Estas medidas, sin embargo, responden más al deseo de entrada en la Unión Europea que a una realidad social de aceptación o respeto.

En Macedonia en concreto, «la situación en términos legales», explica Jovana, «es más parecida a la de Turquía que a la del resto de los Balcanes». La ley anti-discriminación no reconoce orientación sexual ni identidad de género como motivos explícitos de discriminación y tampoco se contemplan como desencadenantes de lenguaje de odio. Violen­cia y lenguaje de odio sí están tipificados como delitos por otras causas.

Campaña homófoba

Más allá de la desprotección en términos legales, en los últimos meses ha comenzado una campaña homófoba a nivel institucional que refuerza y legitima la discriminación. La campaña, vinculada a ensalzar «valores tradicionales», se utiliza para legitimar ataques a derechos fundamentales. Así, el partido en el poder está usando el discurso nacionalista para enfatizar una vuelta a los «valores tradicionales de Macedonia», atacando en múltiples direcciones, como la libertad de expresión o el derecho al aborto. En concreto, desde finales de 2012, se ha iniciado una campaña política que comenzó con las declaraciones del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales criticando la posible adopción por parte de parejas homosexuales por ser contraria a la construcción de una «nación saludable». Los medios mayoritarios comenzaron a vincular homosexualidad con pedofilia y zoofilia, calificándolas de «amenazas contra la civilización», arrancando así lo que está siendo un ataque continuado a la población LGTBI.

«Desde que abrimos el centro de apoyo LGTBI han pasado ocho meses durante los que hemos recibido cinco ataques graves«, cuenta Ananievska. «Los políticos utilizan la cuestión del matrimonio y las adopciones de gays y lesbianas como punta de lanza contra nuestros colectivos a pesar de que esas nunca han sido nuestras reivindicaciones; lo hacen exclusivamente para desviar la atención de la crisis y el alto nivel de desempleo«. Ananievska trabaja como asistente legal en el Centro de Apoyo LGTBI. Nos cuenta que el centro «se divide en cuatro grupos de apoyo: uno de gays, otro de trans, otro de familiares de LGTBI y uno de lesbianas; este último, además de grupo de apoyo, se ha constituido como grupo activista, LezFem, y lucha por la inclusión de las cuestiones lésbicas en la agenda feminista en Macedonia». El objetivo del centro es «cambiar el estatus legal y social de la gente LGTBI en Macedonia».

Campaña internacional

El centro ha recibido varios ataques desde su apertura hace menos de un año. Con motivo del inicio de la semana del orgullo y durante la proyección de un documental en el piso de arriba, unas cuarenta personas atacaron la de abajo, en la que se encontraban cinco de los activistas organizadores. Piedras, palos y material pirotécnico fueron lanzados al interior del centro. Sólo uno de los siete policías que estaban protegiendo el centro intervino. Ninguna persona fue detenida, ningún medio se ha hecho eco y no ha habido condena pública por parte de ningún partido político.

Ahora, sus principales demandas son «buscar una condena pública a los ataques que estamos sufriendo, así como intentar frenar la campaña homófoba del Gobierno y los medios» para poder continuar con sus demandas principales: «El trabajo conjunto en contra de la homofobia y a favor de garantizar los derechos humanos para personas LGTBI». Para ello, buscan apoyo internacional «para presionar al Gobierno a tomar en serio nuestras demandas y nuestra seguridad«. A este respecto, realizaron un acto con diversos cuerpos diplomáticos en julio, en el que varios embajadores condenaron la violencia contra el centro y pidieron al Gobierno que se uniese a la condena. La respuesta, en la calle, fue un último intento de incendiar el centro esa misma noche. ¿El futuro? «Tenemos muchos planes y campañas en marcha, sólo esperamos poder llegar a hacerlos reales».

Disparidad de criterios en el DNI de personas trans

En relación al reconocimiento de las personas trans, la activista Jovana Ananievska cuenta que «todas las personas tienen un número como ciudadanos de Macedonia [como el DNI] y uno de los números señala tu «sexo», pero los procedimientos para cambiar ese número son muy poco claros, suelen pedir que hayas pasado por una operación completa de reasignación de sexo, pero pueden cambiar los criterios de una persona a otra, por lo que resulta difícil saber a qué te enfrentas, y muy complicado que estas personas sean reconocidas, con todo lo que ello implica a nivel legal, laboral y de movilidad».

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/libertades/resistencias-la-campana-ataques-homofobos-macedonia.html