Gil-Manuel Hernàndez i Martí

Artículos

En el presente artículo, exploraremos cómo se ha producido el tránsito de la modernidad a la colapsalidad. En primer lugar, señalaremos que el advenimiento de la modernidad supone un antes y un después en el devenir histórico del mundo y que la modernidad posee una serie de rasgos distintivos que la distinguen de las sociedades llamadas tradicionales. Uno de esos rasgos es la aparición del capitalismo, que ha sido el principal responsable de la expansión globalizadora de la modernidad y de la progresiva implantación de lo que podríamos denominar como condición global de la humanidad.

“El miedo engendra miedo. Pero también ira. Y la ira, como si de un nuevo hijo se tratara, engendra de nuevo más miedo” (Pablo Font Oporto, La batalla por el colapso. Crisis ecosocial y élites contra el pueblo, 2022)

“A Dios pongo por testigo que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡a Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre! (Scarlett O’Hara, Lo que el viento se llevó, 1939)

Si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución. (Emma Goldman)