Jose A.Cano

Artículos

El pasado día 13 de febrero la localidad jiennense de Linares (57.000 habitantes) vivió unos disturbios con cargas policiales, heridos, detenidos y daños al mobiliario urbano que en proporción poco tienen que envidiarles a los vistos en otras ciudades tras las protestas por el encarcelamiento del rapero Hasél. El Ayuntamiento calcula en 30.000 euros los daños al mobiliario urbano, hubo 14 detenidos y un herido por disparos de perdigones supuestamente debido a un error pero cuyo uso la Policía Nacional está investigando internamente.

En el año 2014 los vecinos de la Plataforma Zona Norte de la ciudad de Granada fueron a Bruselas a protestar por los frecuentes cortes de luz en el barrio, el que registra mayores índices de paro y absentismo escolar de la capital andaluza. Desde la UE les respondieron que el conflicto sobre la pobreza energética era una cuestión interna, nacional o regional, y que sus competencias se limitaban, por ejemplo, a asuntos como la conservación de los ríos. “Habrá que poner cara de boquerón”, dijeron a la vuelta los vecinos

Kamal es de Marruecos y lleva más de dos años en España, alternando trabajos en la agricultura en los invernaderos entre las provincias de Granada y Almería. El confinamiento de marzo de 2020 lo encontró con empleo en el municipio de Gualchos, en Granada, cuando tuvo un accidente de trabajo en el que se hirió gravemente en un pie. El empresario no lo tenía dado de alta, por lo que no avisó a ningún servicio médico, sino que lo atendió en su propia casa y le ofreció darle de alta y avisar del accidente dos días después.