Darío Machado Rodríguez

Artículos

El enfrentamiento al burocratismo no puede ser una campaña, tiene que convertirse en un propósito permanente.

A México fue Cuba, bajo el signo de la comunión latinoamericana y caribeña con el auspicio fraternal del presidente de ese hermano país Andrés Manuel López Obrador y con la plena disposición de apoyar la revitalización de la CELAC, en línea con los principios de la política exterior de la revolución cubana.

Nadie dijo que conquistar altos niveles de justicia social en un mundo en el que predomina el sistema capitalista sería tarea fácil.

El término Tradición tiene en el diccionario de la RAE 8 acepciones, que naturalmente tienen todas elementos que las acercan. La primera reza: “1. f. Transmisión de noticias, composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación.”

La premura por la crítica situación económica que vivimos en Cuba ha conducido nuevamente a lecturas muy diversas de nuestra realidad, de la historia y de nuestro contexto actual. Un importante intercambio de ideas se produce en el país y eso solo puede ser bueno.

A lo largo de la geografía mundial se sucedieron este 30 de mayo numerosas manifestaciones contra el arcaico y criminal bloqueo de Estados Unidos contra nuestro país, y el 23 de junio Cuba presentará por vigésima novena ocasión una resolución para ponerle fin, momento en que una vez más -con las conocidas excepciones- el mundo condenará nuevamente tan cruel y vergonzosa política.

En el Informe Central al VIII Congreso del Partido, el compañero Raúl expresó que “En el trabajo político-ideológico no es suficiente hacer más de lo mismo…”.

El Partido Comunista de Cuba ha forjado una identidad propia a lo largo de su más de medio siglo de activismo político manteniendo los principios ideológicos fundacionales y en esos valores radica el concepto de continuidad. No tiene que parecerse a ninguna otra organización política de similar ideología, no hay que juzgar su proceder y métodos de trabajo sino por sus propias capacidades y preparación, por su experiencia y accionar.

Repasando lo elemental

“Democracia, democracia, cuántos crímenes se cometen en tu nombre”, hay que repetir hoy parafraseando lo exclamado sobre la libertad por la célebre Madame Roland al pie de la guillotina. Y es que la democracia, como cualquier otro asunto humano presenta una distancia entre los principios y objetivos que de ella se proclaman y la realidad.

Bien podría comenzar estas líneas citando no pocos artículos, ensayos, incluso libros, donde llamo la atención acerca de la necesidad de cambios que profundicen como nos pidió Raúl la democracia socialista, el abierto intercambio de ideas y propuestas, la necesidad de no dar por terminada la participación popular porque se discutieron los Lineamientos y la Constitución, sino que decisiones trascendentales concretas también se sometan al escrutinio público antes de adoptarlas, la necesidad de un discurso político y una narrativa que tome en cuenta los nuevos tiempos, la necesidad de trabajar conscientemente por el empoderamiento de las comunidades, de los colectivos de los centros de producción y servicios, de los barrios, los municipios, en fin lo que nos hemos acostumbrado a resumir como “la base”.

1 2 3 4