Ernesto López

Artículos

Respuesta defensiva de Rusia al despliegue de Estados Unidos en el Mar Negro

El artículo que he seleccionado describe adecuadamente la situación pre-bélica de ese momento -enero de 2022- que terminaría poco después con el inicio de la guerra ruso-ucraniana. Registra el incremental y paulatino despliegue de fuerzas de Estados Unidos y sus socios de la OTAN en el Mar Negro desde 2019 en adelante. En 2020 hubo ocho ejercitaciones de EE.UU./OTAN, que pasaron a ser 15 en 2021. En fin, la nota patentiza un despliegue de fuerzas y una actitud bélica de Washington que se mostró poco menos que en las narices de Moscú. Hasta allí llega. Ya sabemos lo que siguió después: una guerra por delegación que Estados Unidos le enjaretó a Kiev, que colocó inevitablemente a Rusia como país agresor. Quizá una cínica paradoja de la Historia.

Biden construyó una innecesaria y costosa nueva polaridad con Moscú

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la disolución del régimen comunista, en 1991, el mundo vivió una polarización entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética basada en lo que se dio en llamar la mutua destrucción asegurada por sus respectivos arsenales nucleares.

Tres potencias en pugna

Claramente Biden cambió de antagonista principal respecto del elegido por Trump: Rusia sustituyó a China.

En este artículo el autor sostiene que Lula acertó en su alianza con una coalición de centro, ya que gracias a eso logró cerrarle el paso a la derecha autoritaria.

Washington se aproxima a la posibilidad de una intervención directa en Ucrania

La guerra entre Rusia y Ucrania ha mostrado vaivenes que de alguna manera trazan su desenvolvimiento. No obstante es conveniente manejarse con prudencia a este respecto pues las manipulaciones mediáticas y las distorsiones informativas han estado y están a la hora del día.

Pobreza, cólera, criminalidad organizada y fracaso crónico en la esfera política.

Arrebatos de Nancy Pelosi en Taiwán: una gruesa provocación de Estados Unidos a China.

El Presidente de Estados Unidos desató un juego que favorece la convergencia de Moscú y Beijing

Washington regentea a Ucrania y la expone a una contienda desigual con una superpotencia militar.

Interrogantes ante el fin de la presencia militar estadounidense

1 2