Guadi Calvo

Artículos

Los expertos creen que el 9 de mayo, en conmemoración de aquel día de 1945, para los rusos el Den’ Pobédy (Día de la Victoria), en el que se concretó la gran victoria de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi marcando el fin de la Segunda Guerra Mundial para Rusia, y con toda razón ya que 27 millones de muertos lo justifican, la Gran Guerra Patria, sería una fecha por demás simbólica para poner el fin a la contraofensiva rusa contra la OTAN en Ucrania.

Las consecuencias de la contraofensiva que Rusia debió iniciar contra la OTAN en territorio ucraniano, de manera directa o indirecta han producido efectos negativos en prácticamente todo el mundo y quizás cuanto más extremas sean las condiciones de los países, tarde o temprano, más severas serán esas consecuencias, ya que los Estados Unidos, se abroquelan en su ínsula, rodeada de ignorancia e intereses, dejando fuera a sus socios europeos, cada vez más empequeñecidos por las mismas políticas que Washington les ha obligado a seguir ya no solo respecto a Rusia, sino en todas las guerras diseñadas por el Departamento de Estado prácticamente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Ya lo importante no pasa por la contraofensiva rusa en Ucrania, ni por la cantidad de muertos y mucho menos por la escandalosa cobertura que están dando los grandes medios a este conflicto, sino que se acerca, a velocidad del rayo, a convertirse en una guerra nuclear.

Mientras Joe Biden sigue obligando al comediante ucraniano Volodímir Zelenski a no rendirse frente a la contraofensiva rusa con el único fin de debilitar políticamente al presidente Vladimir Putin, ya que por el obvio peso de las acciones de su ejército las víctimas civiles se siguen incrementando, a la vez a los coreutas mediáticos les da tiempo, junto al Departamento de Estado y a la CIA, a seguir elaborando infinidad de noticias falsas. La última los 400 muertos de Bucha, un suburbio de Kiev donde después de la retirada rusa los cadáveres comenzaron a brotar de la nada y tras ser filmados milagrosamente retornaban a la vida.

Mientras el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, continúa utilizando a su pueblo de escudo en obediencia al presidente norteamericano, la esfinge sonriente Biden que utiliza además a los casi 750 millones de europeos como escudos humanos, ya no solo para extorsionar a Rusia, sino como fin principal el de esconder su pésima presidencia sin importarle que Ucrania se inmole en su beneficio.

La sucesión del Dáesh

La contraofensiva rusa en Ucrania sigue alejando a los Estados Unidos y la OTAN de sus fronteras mientras la confusa y engañosa campaña mediática de Occidente, junto a las extorsiones económicas, parecen ser las únicas respuestas de un Joe Biden cada vez más jaqueado por sus propias torpezas, al punto que el retorno de los Republicanos, quizás antes del fin de su mandato, parece inevitable

Aunque siempre tiene mucho para decir, África jamás es escuchada y muchos menos en el contexto de las grandes crisis internacionales, como en el caso de Ucrania, que ha absorbido la atención de todos y recluido en el fondo del interés mundial a los 1.220 millones de africanos,

1 4 5 6 7 8 61