Leopoldo Lavín Mujica

Artículos

Si Daniel Jadue tiene buena acogida en el pueblo dispuesto a votar en las presidenciales de noviembre del 2021 es en gran parte a su figura de alcalde combativo de Recoleta.

Un poder constituyente constituido por la convergencia de todas las luchas

Las constituciones nunca han sido neutras. Ellas condensan y reflejan correlaciones de fuerzas entre intereses sociales, económicos y políticos y lo que se ha dado en llamar “proyectos país” bien diferentes. Tanto la columna vertebral de la constitución del 80, y la que el historiador Felipe Portales ha llamado la “Constitución del 2005”– aquella firmada por Ricardo Lagos– es la de una Constitución que corona un régimen económico del capital que fue instalado en Chile por los grandes intereses económicos mediante el Golpe de Estado cívico-militar-estadounidense de 1973.

Estamos ante un proceso plebiscitario que puede ser capturado por el dinero de los poderosos. Comienza la campaña, y las movidas actuales de los actores en situación de ventaja monetaria dejan presagiar que no habrá ningún recato legal por parte de las instituciones del Estado en permitir que montos cuantiosos de recursos privados financien a partidos y organizaciones destinadas a vender el “Rechazo”.

Se las traía el apernado senador Guido Girardi del PPD. Últimamente había hecho varias declaraciones para sintonizar con “el clamor popular”.

Cuando un gobierno de derecha neoliberal utiliza el vocablo “populista” para atacar a sus opositores sabemos perfectamente de qué está hablando y de qué se trata. En un contexto histórico dónde el riesgo de polarización social se ha transformado en amenaza política real para los intereses estratégicos de la oligarquía dominante, y cuando los diversos análisis señalan que el responsable actual y directo de la situación de ingobernabilidad que está a la vuelta de la esquina es el Gobierno de Sebastián Piñera, el conflicto verbal entre las partes es la manera de ocultar el conflicto real.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha presentado 2.066 querellas y sólo hay 25 causas formalizadas por las violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en el período abierto por la Rebelión Social del 18/O. «Muchos de estos casos son por el uso indebido de la escopeta antidisturbios durante manifestaciones, donde no es fácil determinar responsables», declaró Sergio Micco, su director, a la prensa. Y añadió: “La lentitud del sistema se ha transformado en nuestro mayor obstáculo y es imperioso que el Estado priorice la investigación de las causas de derechos humanos».

El fin de semana pasado la cúpula del establishment neoliberal desenvainó las espadas en defensa del modelo económico de la oligarquía que beneficia directamente a la minoría dueña del país. Gesto político clave en momentos de grave crisis social y sanitaria. En patota saltaron a la palestra con el pretexto de un desajuste fiscal debido al voto en la cámara para aprobar una reforma constitucional que permita que la “gente de clase media” pueda recuperar el 10% de sus cuentas acaparadas por las AFP.

Ni el Ministerio de Salud, ni las autoridades locales correspondientes han querido decretar cuarentena total en la provincia del Loa ni declarar el cierre del aeropuerto de Calama. Tampoco han impedido los viajes en bus a la zona. No han hecho nada para paralizar paulatinamente la división de Codelco, distrito norte, e instalar un hospital modular junto con poder reforzar el personal de salud.

Somos muchos y muchas, tantos y tantas en pensar que este sistema no da para más. Pero cabe constatar que nuestras voces, pensamientos y prácticas sociales y políticas están dispersas, compartimentadas, fragmentadas y por lo mismo debilitadas. Tanto es así que hay veces en que dudamos de nuestra fuerza, y otras en que sucumbimos a una cierta desesperación y, por lo mismo, a la frustración y a la impotencia.

1 2 3 16