Recomiendo:
1

La crisis de la democracia en Italia: partidocracia y cesarismo regresivo (III)

Fuentes: Rebelión

El Estado en la ciénaga: el control judicial-político de lo político, la descabellada descentralización y el protagonismo del presidente de la República.

Entre el centroizquierda y el centroderecha ha sido casi imposible zanjar las diferencias para construir una casa común de la República y, a la vez, elaborar un espacio de ejercicio democrático que no solo fuera novedoso, sino también ajeno al bizantinismo del pasado. Ha naufragado el plan de pasar de un tipo de Estado a otro, conservando y corrigiendo el parlamentarismo y, sin embargo, reforzando el rol del ejecutivo, en tiempos en que el frenesí del mundo económico y financiero necesita decisiones más rápidas y respuestas a la altura de su complejidad y trabas. La transformación cuantitativa-cualitativa a escala mundial no ha sido percibida por la clase dirigente italiana, que ha aportado una alteración meramente formal; es decir, sin apenas una evolución y según una línea ininterrumpida de la partidocracia a los partidos personalistas. En el bando de izquierda, se han promovido fundamentalmente acciones de demonización de Berlusconi a través del uso – en apariencia legítimo – de procedimientos legales, para provocar la indignación popular contra el adversario político. Con tal objetivo, se ha abusado de la defensa de la carta constitucional todas las veces que el centro-derecha ha probado a introducir unas revisiones, ciertamente cuestionables y en algunos casos antiliberales, como en el caso del proyecto[i] rechazado por los electores en el referéndum de 25 y 26 de junio de 2006[ii]. En cambio, cuando ha gobernado el frente progresista se han apadrinado – gozando de la desinformación institucional y el apoyo de los medios de comunicación, los sindicatos y la patronal de los empresarios – praxis y modificaciones constitucionales y, a la vez, reformas legislativas, que han generado efectos discutibles y han ido mucho más allá de los fines anunciados, tales como:

– Las leyes Bassanini sobre la descentralización administrativa (ley 59/1997 de 15 de marzo[iii] y ley 127/1997 de 15 de mayo[iv]) que, por una parte, han restablecido la rígida separación entre las funciones ejecutivas y las de dirección y programación, como ya estaba codificado en la ley 29/1993 de 3 de febrero[v] (“Reforma Barucci”). Por otra parte, han determinado una enmarañada relación de confianza entre los mandatarios ministeriales y autonómicos y el nivel burocrático. La consecuencia ha sido que no solo se ha disparado la tasa de corrupción en la administración pública, sino que también se ha reafirmado la subordinación de los funcionarios a los cuadros políticos, recrudeciendo detestables fenómenos de “enchufismo” y nepotismo.

– La enmienda, en 2001, del Título V[vi] de la Constitución, ha favorecido la expansión de las competencias  concurrentes y residuales de regiones, provincias y municipalidades en observancia de los principios europeos de subsidiariedad y proporcionalidad[vii]. De esta forma, a falta de mecanismos de solidaridad en la repartición de los recursos y una precisa tipificación de los respectivos campos de acción, se han profundizado las diferencias entre el norte y el sur del país y multiplicado la incidencia del gasto público local sobre la deuda estatal[viii]. Además, la fragmentación de la legislación en sectores clave (sanidad, instrucción, protección civil y emergencias, comercio exterior, investigación científica y tecnológica, transporte y distribución de energía, puertos y aeropuertos, etc…) ha creado un entorno inestable para los operadores económicos, contribuyendo a socavar la cohesión territorial.

– El respaldo a la ampliación del papel del Presidente de la República, aspecto que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una costumbre perjudicial, dado que representa una arbitraria dilatación de las competencias estatuidas en la carta constitucional. Entrando en detalle, a partir del aludido mandato de Francesco Cossiga[ix] (1985-1992)[x], se ha generado una interpretación del cargo presidencial en que su titular no se ha limitado a ser custodio preventivo de la Constitución, garante de la unidad nacional y moderador del debate entre la oposición y el ejecutivo para garantizar una confrontación civil y democrática. Por el contrario, ha empezado a jugar a favor de una parte (centro-izquierda) y en contra de otra (centro-derecha), a entrometerse en la actividad legislativa, a participar a la composición de los gobiernos por medio de indicaciones e incluso a determinar su destino. Esta última actuación, ciertamente la más espinosa, ha impulsado al jefe de Estado a tramar variaciones de mayorías y cambios de gobierno, a través de crisis extraparlamentarias y convergencias entre fuerzas políticas relegadas a la oposición por los votantes. Así que descuidando de su rol de neutralidad acorde con la herencia de los padres fundadores, se ha involucrado en la lucha parlamentaria. Los casos más flagrantes han sido los de Oscar Luigi Scalfaro (1992-1999)[xi], Giorgio Napolitano (2006-2013, 2013-2015)[xii] y Sergio Mattarella (en el cargo desde el 3 febrero de 2015)[xiii].

Deriva democrática y vuelta a la partidocracia

Scalfaro fue cómplice y coautor oculto[xiv] en la redacción del decreto “salva-ladrones[xv] del 5 de marzo de 1993 – también definido “pasar la esponja[xvi] (“colpo di spugna”) – desempeñando una competencia típica del ejecutivo[xvii]. La disposición presentada por el Gobierno Amato I (1992-1993)[xviii], a través del ministro de Justicia Giovanni Conso, preveía la despenalización del delito de financiación ilícita a los partidos. En sustancia, con esta norma se habría permitido evitar procesos penales a muchos delegados con las manos manchadas por casos de corrupción y concusión, vinculados con la recogida de fondos negros para subvencionar la actividad política y las campañas electorales. No obstante, la medida decayó por la fuerte indignación popular y la protesta del grupo de jueces del tribunal de Milán, que constriñeron al presidente a retirar su firma para salvar la cara. Sucesivamente, en 1994, Scalfaro rechazó la nómina de Cesare Previti a ministro de Justicia, generando un desapacible precedente no justificable con evaluaciones de oportunidad política. De hecho, en aquella fecha el senador y abogado de la Finivest, sociedad de Berlusconi, no tenía ningún proceso en curso en calidad de encausado ni todavía había recibido condenas, que se habrían dictado solo posteriormente con las sentencias “IMI-SIR” y “laudo Mondadori[xix]. En  esta última, la contraparte era representada por Carlo De Benedetti, un empresario cercano al ex primer ministro Romano Prodi y al Partido Demócrata (PD). Institucionalmente y no constitucionalmente, el veto se podía argumentar alegando como causa un evidente conflicto de interés. Sin embargo, esta motivación resultaba infundada debido a que la presencia misma de Silvio Berlusconi, como presidente del Consejo de Ministros, configuraba un vicio insanable con respecto al asunto y, de todos modos, no censurable en ausencia de una ley ordinaria sobre la materia, que se puso en marcha solo en 2004 (Ley 215/2004 de 20 de julio)[xx].

No fue la primera vez que Scalfaro, excediendo sus atribuciones, había interferido en la composición de un gabinete; semejante comportamiento ocurrió en 1992 cuando – en medio de la tormenta judicial que habría arrasado con la “Primera República” – instó al secretario del Partido Socialista Italiano (PSI), Bettino Craxi, a renunciar al cargo de primer ministro[xxi], para favorecer la investidura de otro compañero socialista, el jurista Giuliano Amato[xxii]. Esta actitud de obstaculizar y condicionar la formación de ejecutivos, se manifestó de manera anómala al ocuparse personalmente de facilitar el retiro el apoyo parlamentario al Gobierno Berlusconi I (1994-1995)[xxiii], que sufría un consenso inestable en el Senado. Así se concretó la operación conocida como “revolcón” (“ribaltone” en italiano): un cambio de mayoría que llevó al nacimiento del Gobierno Dini[xxiv], el primer “ejecutivo técnico” de la “Segunda República”. La definición de “ejecutivo técnico” es una artimaña típica de la práctica del “Transatlántico[xxv], con acuerdos que surgen en los pasillos de las Cámaras para luego concretarse en chalets, oficinas y despachos de particulares, donde se determina la cooptación de expertos, profesionales y burócratas. Son todos individuos que pertenecen a camarillas y lobbies vinculadas con los partidos políticos y que proceden de organismos nacionales e internacionales[xxvi], administraciones públicas, sociedades participadas[xxvii], corporaciones, asociaciones privadas[xxviii], universidades y centros de investigación[xxix]. Es más adecuado evitar disimulos y denominar a este tipo de regencia como “gobierno político formado por tecnócratas”. En la febril experiencia republicana este instrumento ha sido, cíclicamente, el caballo de Troya para descargarse de la responsabilidad de medidas impopulares, traspasándolas a especialistas no presionados por la voluntad general ni por los futuros comicios y, por eso, promotores de un enfoque racional-cuantitativo indiferente a la realidad sociopolítica. En la estación “pos-Tangentopoli”, este tipo de gobierno ha representado la puerta trasera por medio de la cual la coalición de centro-izquierda ha subvertido – con maniobras de palacio – los desfavorables resultados electorales, agravando un perverso transformismo y transfuguismo, que le han permitido instalarse en el mando por personas interpuestas.

Aún más enérgica fue la injerencia de Giorgio Napolitano, cuya presidencia fue procrastinada por una segunda reelección, insólita en el cuadro institucional italiano; tal y como fue subrayado por Carlo Azeglio Ciampi, el cual en 2006 se negó a volver a cubrir el cargo declarando que: “La renovación de un mandato largo, como el de siete años, no se adapta a las características de la forma republicana de nuestro Estado[xxx]. El poder de intromisión de Napolitano en la relación entre el gobierno y las cámaras ha sido hasta tal punto contundente de merecerse el apellido de “rey Jorge” (“re Giorgio”)[xxxi]. De otra parte, la trayectoria política del expresidente ha sido bastante ambigua, pasando de ser un militante en su juventud de los Grupos Universitarios Fascistas (GUF), a un intransigente marxista hasta los finales de los años 60′. En esta época, su carrera dio otra vuelta y se asoció a la corriente moderada y reformista de Giorgio Amendola, que se alejó de la línea internacionalista y filosoviética, aunque quedando en el Partido Comunista Italiano (PCI). Napolitano, en calidad de jefe de Estado, actuó conformemente a las presiones de la Comisión europea, impaciente por conseguir las dimisiones[xxxii] del ejecutivo Berlusconi IV (2008-2011)[xxxiii]. El líder de Arcore era refractario a adoptar la política de rigor reclamada por la “Troika”, en un periodo en el que el ataque especulativo a los bonos del Estado lo ponía, una vez más, ante al dilema de elegir entre la tutela del interés personal y el de la nación. En noviembre de 2011, con un complot tejido en la oscuridad, se abrió el camino al “gabinete técnico” del senador de por vida Mario Monti (2011-2013)[xxxiv], apodado con razón como “gobierno del presidente[xxxv].

Este primer ministro contiguo al Vaticano, componente del controvertido[xxxvi] club Bilderberg[xxxvii],  presidente honorario europeo de la Comisión Trilateral[xxxviii] y ya miembro de las comisiones Santer (1995-1999) y Prodi (1999-2004), siguió las instrucciones recibidas por los halcones de la Unión Europea (UE); en otras palabras, Alemania, Francia y países del norte, llevando a cabo un durísimo plan de austeridad concertado en Roma[xxxix] con los comisarios Michel Barnier y Olli Ilmari Rehn. En el eje de un embate financiero, fue encargado de sacar de apuros a la nación otro personaje con múltiples conflictos de intereses, siendo asesor internacional de Goldman Sachs[xl] y exmiembro del consejo consultivo europeo de la agencia de calificación de riesgo Moody’s[xli] (2005-2009). Estas dos entidades se encontraban entre los actores que estaban poniendo en entredicho la solvencia de Italia; en particular, la primera vendiendo de manera masiva sus bonos y, la segunda, estimando al alta el riesgo de impago con notas de desclasamiento de su deuda soberana, provocando de esta manera el rebote del diferencial. Dicho en otras palabras, el precio en interés que el país tenía que pagar para recoger capitales de préstamo. Si bien Monti se apresuraba a dejar todos los cargos incompatibles con el mandato, quedaba en pie un severo problema de puertas giratorias. Una lacra ostentada ya cuando el nuevo jefe de gobierno había actuado como comisario europeo de Competencia (1999-2004), descartando como ayuda de Estado, y, por lo tanto, lícitos, unos 258 millones de euros de fondos públicos[xlii] que FIAT – corporación del auto en la que había ocupado el puesto de componente del consejo de administración (1988-1990)[xliii] – había recibido entre 1999 y 2002.

Este fenómeno de colisión con la esfera privada que desliza hacia la corporatocracia, se propuso de nuevo en diciembre de 2011 con la decisión de liquidar, al banco Morgan Stanley’s, 3.100 millones de euros de derivados financieros que estaban suscritos por el Ministerio de Economía y Finanzas a partir del año 1994 (bajo la dirección general del Tesoro Público de Mario Draghi, 1991-2001)[xliv]. Este es un instrumento muy cuestionado por la indeterminación de su objeto y la falta de transparencia. Con esta decisión, Monti abría el camino para que otras 19 entidades – entre las cuales estaba Goldman Sachs – pudieran presionar el gobierno para pedir el rembolso o renegociar de manera más ventajosa estos contratos y, entretanto, se deliberaban aumentos de impuestos, nuevas tasas y ahorro del gasto público por medio de recortes sociales indiscriminados. Todo esto en cambio de ayudar al país en la recuperación en curso, lo llevaron de la modesta crecida del 0,7% del PIB en 2011, a una segunda tremenda recesión en el bienio sucesivo (-3% en 2012 y -1,8% en 2013)[xlv], después de la provocada por la crisis 2008-2009. Asimismo, la deuda pública, cuya reducción era el principal objetivo de Monti, se disparó de 10,6 puntos porcentuales  con un rebote absoluto del 7,7%, pasando de 119,70% del PIB[xlvi] en 2011, a 130,3% en marzo de 2013[xlvii], penúltimo mes de su experiencia gubernamental. Se trató de un fiasco evidente, aunque sigue disfrazado de “rescate salvífico” por una larga parte de la prensa, mediocremente ocupada en propagar lo que Orwell define como “negroblanco”; o sea, no solo la negación de la realidad de los hechos y de los números, asegurando desvergonzadamente que lo negro es blanco, sino también insistir en el concepto y desmentir que alguna vez se haya podido sostener lo contrario. De esta manera, la mentira reiterada modifica la percepción del pasado y falsifica la historia.

La convergencia en un entorno plutocrático entre oligarquías de partidos – cada vez más cerrados y con tendencia elitista – y un jefe de Estado con un afán monárquico, ha sido decisiva para la formación de otros dos gobiernos, Letta y Renzi, sin ninguna correspondencia con el mandato popular. La idea del ejecutivo Letta[xlviii] adquirió fuerza en abril de 2013 después de la fallida negociación entre el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el PD, que en aquella etapa eran dos fuerzas antagonistas con sus respectivas coaliciones[xlix], además de ser primero (25,56%) y segundo partido (25,43%)[l] de la ronda electoral. La exasperación del caos del marco político fue una consecuencia tanto de la ruptura de la lógica de la alternancia engendrada por el gobierno Monti, como de la problemática ley electoral 270/2005 de 21 de diciembre[li], mejor conocida como “Porcellum” o “ley  Calderoli”. Pues, vistas las circunstancias, fue sensato – aunque resultara singular – que el líder del PD indicado a los electores como papable primer ministro, es decir, Pier Luigi Bersani, tomara la iniciativa para estipular con el M5S un pacto entre las dos fuerzas más votadas[lii].

En cambio, pareció un método aberrante el que se siguió para favorecer la formación del gobierno Letta, debido a que se planteaba una ulterior versión de la gran coalición – otra vez urdida y bendecida por Napolitano – fruto del refrescado acuerdo entre los partidos tradicionalmente rivales del Pueblo de la Libertad (PdL) y el PD y, encima, ampliada con el ingreso de Elección Cívica (SC en italiano). De manera que se concordó la misma fórmula propuesta por el gobierno Monti, después de que los ciudadanos habían acabado de castigarla severamente, determinando el brutal descenso de consensos tanto para el PdL como para el PD. En lo específico, con referencia a las elecciones legislativas de 2008, las dos principales formaciones de centro-derecha y centro-izquierda perdieron respectivamente 6.297.330 y 3.449.272 de votos, equivalentes a un descenso de 15,82 y 7,75 puntos porcentuales por cada una. A esto se acompañó la derrota aplastante de la agrupación liderada por el profesor Mario Monti. Por cierto, no fue inopinada e ingrata, como se divulgó a su tiempo, la valoración negativa del cuerpo electoral sobre su gestión. El catedrático de la Universidad Bocconi se había mostrado, de manera fabulosa, como un jefe de gobierno neutral y “super partes” expresando, en diversas ocasiones, la absoluta negación a presentarse como candidato[liii] en los subsecuentes comicios de 2013. Contrariamente a lo afirmado públicamente, organizó su partido personal, Elección Cívica, que solo cosechó un misérrimo pugnado de votos, poniéndose a la cabeza de un polo centrista de nueva fundación, que registró un análogo y decepcionante resultado (10,56% repartido como sigue: Elección Cívica, SC, 8,30%; Unión de Centro, UdC, 1,79%; Futuro y Libertad por Italia, FLI, 0,47%)[liv].

El fracaso demostró que si Monti hubiera sometido su programa al juicio del país – circunstancia que nunca ocurrió – este habría sido rechazado. Así que su designación como primer ministro por parte de Napolitano con el trasversal y cómplice respaldo parlamentario, aunque legal, no fue legítima. Se trató de una decisión forzada que despojó al pueblo del laico y sacrosanto derecho a participar, con el voto, en los métodos y decisiones del gobierno, manifestando así su apoyo y confianza.


[i] GAZZETTA UFFICIALE DELLA REPUBBLICA ITALIANA, Senato della Repubblica, “Testo di legge costituzionale approvato in seconda votazione a maggioranza assoluta, ma inferiore ai due terzi dei membri di ciascuna Camera, recante: «Modifiche al Titolo I della Parte II della Costituzione.»”, GU Serie Generale n. 269 del 18-11-2005, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/eli/id/2005/11/18/05A10953/sg. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[ii] DIPARTIMENTO PER GLI AFFARI INTERNI E TERRITORIALI, “Referendum costituzionale. Approvazione legge di modifica alla parte seconda della Costituzione”, disponible en: https://elezionistorico.interno.gov.it/index.php?tpel=F&dtel=25/06/2006&tpa=I&tpe=A&lev0=0&levsut0=0&es0=S&ms=S. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[iii] GAZZETTA UFFICIALE DELLA REPUBBLICA ITALIANA, “Legge 15 marzo 1997, n. 59,  Delega al Governo per il conferimento di funzioni e compiti alle regioni ed enti locali, per la riforma della pubblica amministrazione e per la semplificazione amministrativa”, GU Serie Generale n. 63 del 17-03-1997 – Suppl. Ordinario n. 56, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/eli/id/1997/03/17/097G0099/sg. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[iv] GAZZETTA UFFICIALE DELLA REPUBBLICA ITALIANA,  “Legge 15 maggio 1997, n. 127, Misure urgenti per lo snellimento dell’attività amministrativa e dei procedimenti di decisione e di controllo”, GU Serie Generale n. 113 del 17-05-1997 – Suppl. Ordinario n. 98, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/eli/id/1997/05/17/097G0161/sg.  (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[v] GAZZETTA UFFICIALE DELLA REPUBBLICA ITALIANA, “Testo aggiornato del decreto legislativo 3 febbraio 1993, n. 29, recante: ‘Razionalizzazione dell’organizzazione delle amministrazioni pubbliche e revisione della disciplina in materia di pubblico impiego, a norma dell’articolo 2 della legge 23 ottobre 1992, n. 421‘”, GU Serie Generale n. 119 del 25-05-1998 – Suppl. Ordinario n. 98, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/eli/id/1998/05/25/098A3857/sg.  (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[vi] GAZZETTA UFFICIALE DELLA REPUBBLICA ITALIANA, “Legge costituzionale 18 ottobre 2001, n. 3, Modifiche al titolo V della parte seconda della Costituzione”, GU Serie Generale n. 248 del 24-10-2001, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/eli/id/2001/10/24/001G0430/sg. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[vii] PARLAMENTO EUROPEO, “Fichas temáticas sobre la Unión Europea. El principio de subsidiariedad”, disponible en: https://www.europarl.europa.eu/factsheets/es/sheet/7/el-principio-de-subsidiariedad. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[viii] DETTI BRUNO, “La riforma del Titolo V del 2001 – un’ipotesi sul declino dell’Italia”, disponible en:  https://scenarieconomici.it/la-riforma-del-titolo-v-del-2001-unipotesi-sul-declino-dellitalia-di-bruno-detti/. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[ix] FONTE, Michel, “La crisis de la democracia en Italia: partidocracia y cesarismo regresivo – primera parte”, disponible en: https://rebelion.org/la-crisis-de-la-democracia-en-italis-partidocracia-y-cesarismo-regresivo/.  (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[x] PRESIDENZA DELLA REPUBBLICA, “Francesco Cossiga”, disponible en: http://presidenti.quirinale.it/Cossiga/cos-biografia.htm. (Fecha de la consulta: 23/05/2020). 

[xi] PRESIDENZA DELLA REPUBBLICA, “Oscar Luigi Scalfaro”, disponible en: http://presidenti.quirinale.it/Scalfaro/sca-biografia.htm. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xii] PRESIDENZA DELLA REPUBBLICA, “Giorgio Napolitano”, disponible en: http://presidenti.quirinale.it/Napolitano/nap-biografia.htm. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xiii] PRESIDENZA DELLA REPUBBLICA, “Il Presidente della Repubblica Sergio Mattarella”, disponible en: https://www.quirinale.it/page/biografia. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xiv] ZURLO, Stefano, “Quando il giudice Scalfaro uccise la prima Repubblica”, disponible en: https://www.ilgiornale.it/news/quando-giudice-scalfaro-uccise-repubblica.html. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xv] FONTE, Michel, “Por qué Italia nunca salió del proceso «Manos limpias» – segunda parte”, disponible en: https://rebelion.org/por-que-italia-nunca-salio-del-proceso-manos-limpias-segunda-parte/. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xvi] EL PAÍS, “Italia no perdona”, disponible en: https://elpais.com/diario/1993/03/11/opinion/731804401_850215.html. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xvii] En Italia se distingue entre decreto ley, decreto legislativo, diseño de ley, proposición de ley y proyecto de ley, según el sujeto que se hace impulsor de la propuesta. En particular, se define:

– decreto ley, una norma emanada por el poder ejecutivo en casos de urgencia y necesidad sin la intervención o autorización previa del Parlamento (art. 77 Cost.);

– decreto legislativo (D.lgs. por su abreviatura en italiano), un proyecto con rango de ley procedente del poder ejecutivo, pero con una delegación expresa del poder legislativo, que es el único competente a recomendar los principios y criterios a seguir y el marco general de la actividad normativa (art. 76 Cost.);

– diseño de ley cuando la iniciativa es emprendida por el gobierno o miembros del senado (art. 71  Cost. y art. 94 Cost.);

– proposición de ley cuando sus promotores son, separadamente, los diputados, el Consejo Regional (art. 121 Cost.), 50 mil electores (art. 71 Cost.) y el Consejo Nacional de la Economía y el Trabajo, mejor conocido como CNEL (art. 99 Cost.);

– proyecto de ley cuando no se especifica cuál de los actores aludidos ha adoptado la iniciativa.

Sobre las normas citadas ver SENATO, “Constitución italiana”, disponible en: https://www.senato.it/application/xmanager/projects/leg17/file/repository/relazioni/libreria/novita/XVII/COST_SPAGNOLO.pdf. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xviii] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Amato”, disponible en: http://www.governo.it/it/i-governi-dal-1943-ad-oggi/xi-legislatura-23-aprile-1992-16-gennaio-1994/governo-amato/3169. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xix] CASS. PEN., Sez.VI, 4 maggio 2006, dep. 5 ottobre 2006, n. 33435, “P. Battistella, V. Metta, A. Pacifico, C. Previti, F. Rovelli, R. Squillante”, pp. 65-102, disponible en: www.genovaweb.org/materiali/sentenza%20previti.zip. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xx] GAZZETTA UFFICIALE, “Legge 20 luglio 2004, n. 215, Norme in materia di risoluzione dei conflitti di interessi” GU Serie Generale n. 193 del 18-08-2004, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/atto/serie_generale/caricaDettaglioAtto/originario?atto.dataPubblicazioneGazzetta=2004-08-18&atto.codiceRedazionale=004G0212&elenco30giorni=false.  (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxi] STEFANONI, Franco, “Governo e ministri: quando il capo dello Stato dice no, da Bettino Craxi a Cesare Previti”,   disponible en: https://www.corriere.it/politica/cards/governo-ministri-quando-capo-stato-dice-no-bettino-craxi-cesare-previti/1992-scalfaro-dice-no-craxi.shtml. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxii] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Amato”, cit.

[xxiii] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Berlusconi I”, disponible en: http://www.governo.it/it/i-governi-dal-1943-ad-oggi/legislatura-xii-15-aprile-1994-16-febbraio-1996/governo-berlusconi-i/2961. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxiv] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Dini”, disponible en: http://www.governo.it/it/i-governi-dal-1943-ad-oggi/legislatura-xii-15-aprile-1994-16-febbraio-1996/governo-dini/2959. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxv] El Transatlántico es un suntuoso y enorme pasillo del palacio Montecitorio, sede de la Cámara de Diputados, así llamado por su estructura y mobiliario que recuerdan los de las naves transoceánicas. Es el lugar donde a menudo se consumen crisis de gobierno, traiciones y se cierran tratos, es también llamado “salón de los pasos perdidos”. Sobre el tema ver GIOVANNETTI, Giorgio, “La crisi del parlamento nella sua rappresentazione sequenze a confronto” en “La crisi del Parlamento nelle regole della sua percezione” a cargo de CONTI, Gian Luca, MILAZZO, Pietro, Pisa University Press, Pisa, 2017, pp. 85-90.

[xxvi] Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM), Banco de Pagos Internacionales (BPI), Banco Central Europeo (BCE), Banco de Italia, Comisión Europea (CE), Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),  Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), Organización de las Naciones Unidas (ONU), Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Organización Mundial de la Salud (OMS), Cruz Roja.

[xxvii] Ministerio del Interior, Ministerio de la Defensa, Ministerio de Hacienda, Presupuesto y Planificación Económica, Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Ministerio de Políticas Agrícolas, Alimentarias y Forestales (MIPAAF), Ministerio de Educación, Ministerio del Patrimonio y las Actividades Culturales y el Turismo (MiBACT), Abogadura del Estado, Corte Suprema de Casación, Corte Constitucional, Tribunales de Apelación, Tribunales Administrativos Regionales (TAR), Consejos de Estado, Policía de Estado, Consejo Nacional de Investigación (CNR), Instituto Nacional de Física Nuclear (INFN), Agencía nacional por las nuevas tecnologías, energía y desarrollo económico sostenible (ENEA), Consejo Superior de Salud, Ferrocarriles Italianas del Estado (FS), Corporación Nacional de Hidrocarburos (ENI), Leonardo S.p.A. (ex Finmeccanica), Entidad Nacional de Electricidad (ENEL), Mefop.

[xxviii] Fábrica Italiana de Automóviles de Turín (FIAT), Olivetti S.p.A., Telecom Italia S.p.A., Italcementi S.p.A., Asociación Bancaria Italiana (ABI), Unicredit, Banco Nacional del Trabajo (BNL), Banca Intesa San Paolo, Poste Italiane S.p.A, CIR – Compagnie Industriali Riunite S.p.A, Astaldi S.p.A., Grupo Goldman Sachs, The Coca-Cola Company, Moody’s Corporation, McKinsey & Company Inc, Pirelli & C. S.p.A., Reply S.p.A., Confederación General de la Industria Italiana (Confindustria), Il Sole 24 Ore, Gruppo Editoriale L’Espresso S.p.A (GEDI), Arnoldo Mondadori Editore, Avvenire, Observatorio Mediterráneo de Energía (OME), Instituto para las Obras de Religión (IOR), Comunidad de San Egidio, Comunión y Liberación.

[xxix] Libre Universidad Internacional de Estudios Sociales Guido Carli (LUISS), Universidad de Roma La Sapienza, Politécnico de Milán, Politécnico de Turín, Universidad de Bolonia (UniBO), Universidad Católica del Sagrado Corazón (UCSC), Universidad Comercial Luigi Bocconi, Universidad de Princeton, Universidad de Cambridge, Universidad de Harvard, Universidad Yale,  Universidad de Maastricht, Instituto Aspen, Organización Bruegel, Consejo Atlántico, Comisión Trilateral, Club Bilderberg, Fundación Italia-Estados Unidos, Observatorio Europeo del Ahorro (OEE), Academia Nacional de los Linces, Sociedad Dante Alighieri, Asociación para el desarrollo de la industria en el sur (SVIMEZ).

[xxx] SIMONE, Michele, “Il settenato di Carlo Azeglio Ciampi e l’elezione dei presidenti della Camera e del Senato” en  “La civiltà cattolica”, quaderno 3741, anno 157, Roma, 6 maggio 2006,  p. 391.

[xxxi] COALA, Gino, “Giorgio Napolitano, la verità di Bersani su Re Giorgio: ‘Cosa accettò per far scordare il passato comunista’”, disponible en: https://www.liberoquotidiano.it/news/politica/13420130/giorgio-napolitano-pierluigi-bersani-passato-comunista-golpe-2011-mario-monti.html. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxii] LA REPUBBLICA, “Berlusconi ha rassegnato le dimissioni la folla urla «buffone» e lancia monetine. Pdl, sì a Monti. Letta: faccio passo indietro” disponible en: https://www.repubblica.it/politica/2011/11/12/dirette/crisi_12_novembre-24884019/. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxiii] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Berlusconi IV”, disponible en: http://www.governo.it/it/i-governi-dal-1943-ad-oggi/xvi-legislatura-dal-29-aprile-2008-al-23-dicembre-2012/governo-berlusconi. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxiv] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Monti”disponible en: http://www.governo.it/it/i-governi-dal-1943-ad-oggi/xvi-legislatura-dal-29-aprile-2008-al-23-dicembre-2012/governo-monti/332. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxv] POLITO, Antonio, “Napolitano: «Il governo del presidente è solo una fantasticheria. Ora basta cortine fumogene»”, disponible en: https://www.corriere.it/elezioni-2018/notizie/elezioni-2018-napolitano-il-governo-presidente-solo-fantasticheria-ora-basta-cortine-fumogene-c58c9ab2-039b-11e8-93bb-ec4bb3ac447d.shtml. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxvi] FRITTOLI, Edoardo, “Bilderberg: il gruppo dei “poteri forti”e le teorie del complotto mondiale”, disponible en: https://www.panorama.it/economia/bilderberg-il-gruppo-dei-poteri-forti-e-le-teorie-del-complotto-mondiale?rebelltitem=1#rebelltitem1. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxvii] BILDERBERG MEETINGS, “Former steering committee members”, disponible en: https://www.bilderbergmeetings.org/background/steering-committee/former-steering-committee-members. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxviii] THE TRILATERAL COMMISSION, “Membership in January 2020, Executive Committee” disponible en: http://trilateral.org/page/7/membership. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xxxix] LETTERA43, “L’Europa sdogana Monti”, disponible en: https://www.lettera43.it/leuropa-sdogana-monti/. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xl] ANSA, “Monti lascia la Bocconi e altri incarichi”, disponible en: https://www.ansa.it/web/notizie/rubriche/associata/2011/11/24/visualizza_new.html_14787592.html. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xli] INDINI, Andrea, “Bufera su Monti e Moody’sPalazzo Chigi nega l’accusa:»Non si occupava di rating»”, disponible en: https://www.ilgiornale.it/news/interni/bufera-su-monti-e-moodyspalazzo-chigi-nega-laccusanon-si.html. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xlii] COBIANCHI, Carlo, “Chi è davvero Mario Monti. I segreti dell’uomo dei tagli”, disponible en: https://web.archive.org/web/20120426072416/http://blog.panorama.it/economia/2011/11/21/chi-e-davvero-mario-monti-i-segreti-dell%E2%80%99uomo-dei-tagli/. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xliii] IL SOLE 24 ORE, “Mario Monti, economista, presidente della Bocconi, ex Commissario europeo” disponible en: https://st.ilsole24ore.com/art/notizie/2011-11-09/mario-monti-economista-presidente-195052.shtml?uuid=AacZgCKE. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xliv] PIANA, Luca, “Deriva di Stato, i contratti segreti che hanno svenduto l’Italia alle banche” disponible en: https://espresso.repubblica.it/plus/articoli/2017/02/09/news/deriva-di-stato-1.295103?preview=true. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xlv] EXPANSIÓN/DATOSMACROS.COM, “PIB de Italia”, disponible en: https://datosmacro.expansion.com/pib/italia. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xlvi] EXPANSIÓN/DATOSMACROS.COM, “Deuda Pública de Italia”, disponible en: https://datosmacro.expansion.com/deuda/italia. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xlvii] BANCA D’ITALIA EUROSISTEMA, “Supplementi al Bollettino Statistico, Indicatori monetari e finanziari, Finanza pubblica, fabbisogno e debito”, Nuova serie, Anno XXIII – 14 Giugno 2013, numero 30, disponible en: https://www.bancaditalia.it/pubblicazioni/finanza-pubblica/2013-finanza-pubblica/index.html. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xlviii] GOVERNO ITALIANO PRESIDENZA DEL CONSIGLIO DEI MINISTRI, “Governo Letta”, disponible en: http://www.governo.it/it/i-governi-dal-1943-ad-oggi/xvii-legislatura-dal-15032013/governo-letta/330. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[xlix] El M5S se presentó a la competición electoral de 2013 sin cerrar ningún pacto.

[l] DIPARTIMENTO PER GLI AFFARI INTERNI E TERRITORIALI, “Archivio storico delle elezioni”, disponible en: https://elezionistorico.interno.gov.it/index.php?tpel=C&dtel=24/02/2013&tpa=I&tpe=A&lev0=0&levsut0=0&es0=S&ms=S. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[li] GAZZETTA UFFICIALE DELLA REPUBBLICA ITALIANA,  “Legge 21 dicembre 2005, n. 270, Modifiche alle norme per l’elezione della Camera dei deputati e del Senato della Repubblica”, GU Serie Generale n. 303 del 30-12-2005 – Suppl. Ordinario n. 213, disponible en: https://www.gazzettaufficiale.it/eli/id/2005/12/30/005G0284/sg. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[lii] SAPPINO, Luca, “Bersani e Grillo, com’è andata”, disponible en: https://espresso.repubblica.it/googlenews/2013/05/03/news/bersani-e-grillo-com-e-andata-1.53976. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[liii] Declaración de 25 de septiembre de 2012, IL CORRIERE DELLA SERA, “Monti: «Io senatore a vita, non mi candido»”, disponible en: https://www.corriere.it/politica/12_settembre_25/monti-cnn-io-senatore-non-candidato-elezioni_73f724ae-0745-11e2-8daa-75c6fff9e45c.shtml?refresh_ce-cp. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

    Declaracion de 23 de diciembre de 2012, LA PRESSE, “Monti: Non mi candido ma pronto a rifare il premier”,   disponible en: https://www.lapresse.it/politica/monti_non_mi_candido_ma_pronto_a_rifare_il_premier-371034/news/2012-12-23/. (Fecha de la consulta: 23/05/2020).

[liv] DIPARTIMENTO PER GLI AFFARI INTERNI E TERRITORIALI, “Archivio storico delle elezioni”, disponible en: https://elezionistorico.interno.gov.it/index.php?tpel=C&dtel=24/02/2013&tpa=I&tpe=A&lev0=0&levsut0=0&es0=S&ms=S. cit.

1