Jomo Kwame Sundaram

Artículos

Los países ricos del Norte han retrasado la contención del contagio, incluida la vacunación masiva, en los países en desarrollo, mientras que los esfuerzos fiscales mucho más débiles de Sur global han profundizado el creciente apartheid de la pandemia mundial.

SÍDNEY/KUALA LUMPUR – Los grandes países ricos, que albergan a la mayoría de las mayores corporaciones transnacionales del planeta, acaban de acordar un tipo mínimo mundial del impuesto sobre la renta de sociedades (IRS). Pero la baja tasa propuesta y otras características privarán a los países en desarrollo de lo que les corresponde, una vez más.

SÍDNEY y KUALA LUMPUR – Con la pandemia, que ha hecho retroceder los modestos y desiguales avances del pasado, las enormes disparidades en la contención de la covid-19 y en la financiación de los esfuerzos de los gobiernos están ampliando de nuevo la brecha entre el Norte industrial y el Sur en desarrollo y otras desigualdades.

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – La falta de aceleración en los esfuerzos mundiales para contener el contagio de covid ha empeorado enormemente la catástrofe en los países del Sur en desarrollo. La financiación sumamente inadecuada de los esfuerzos de auxilio, recuperación y reformas, mientras también ha retrasado aún más el avance hacia el desarrollo sostenible.

Se espera que millones de personas mueran debido al retraso o a la imposibilidad en acceder a las pruebas, los tratamientos, los equipos de protección personal y las vacunas contra la covid-19. Se necesita desesperadamente la cooperación urgente para salvar vidas y medios de subsistencia para todos.

Gracias al presidente Joe Biden, Estados Unidos apoya ahora la exención temporal de los derechos de propiedad intelectual para aumentar el suministro de vacunas para la covid-19. Sin embargo, sin que los desarrolladores de vacunas compartan el conocimiento técnico para su producción masiva y segura, será difícil aumentar rápidamente su producción.

Los productores y los consumidores parecen indefensos mientras los alimentos de todo el mundo se encuentran bajo un control de las corporaciones empresariales cada vez mayor. Estos cambios también han empeorado el colapso ambiental, la dislocación social y la condición humana.

Desde que en 2006 se puso en marcha la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA, en inglés), los rendimientos agrícolas apenas han aumentado, mientras que la pobreza rural sigue siendo endémica, y habría aumentado más si no fuera por la emigración.

La pandemia de covid-19 sigue cobrándose un precio humano y económico sin precedentes, borrando años de modesto y desigual progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los países del Sur en desarrollo necesitan ahora mucho más apoyo, ya que el avance hacia esos ODS no estaba encaminado ni siquiera antes de la pandemia.

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, recibe el 1 de febrero en el aeropuerto de Johannesburgo el primer envío de vacunas de AstraZeneca, desde el Instituto Serum de India, que realizó su manufactura. El precio para el país por la vacuna fue superior al de los países ricos, y más bajo que otros países pobres de África.

1 2 3 4 5