Jomo Kwame Sundaram

Artículos

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – Los acuerdos de junta monetaria de estilo colonial han permitido la continua explotación imperialista décadas después del fin del dominio colonial formal. Estos sistemas monetarios neocoloniales persisten a pesar de las modestas reformas.

La explotación de los países de África por las metrópolis coloniales primero y por el neocolonialismo de Occidente, mantienen a sus poblaciones sumidas en la pobreza.

La ayuda al desarrollo se ha convertido en nuevo campo de batalla de la nueva Guerra Fría que protagonizan China y Estados Unidos. Beijing avanza con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, su nueva ruta de la seda, Washington lo intenta con la nueva Asociación para la Infraestructura y la Inversión Globales, a la que ha sumado al resto del Grupo de los Siete.

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – Considerados durante mucho tiempo como un medio para buscar ventajas con el pretexto de proporcionar un beneficio mutuo, los acuerdos de libre comercio (TLC) comienzan a utilizarse cada vez más como armas económicas en la nueva Guerra Fría que está surgiendo en el mundo.

La tasa del impuesto mínimo global a las corporaciones transnacionales, propuesta por la OCDE, se considera regresiva e injusta para los países del Sur global donde tienen su producción, porque el tributo como se ha concebido solo beneficiaría a los países ricos donde tienen su origen.

Estados Unidos puede tener un problema inesperado con la exclusión de Rusia del sistema Swift: que se ponga en cuestión la primacía del dólar para los pagos internacionales más de lo que ya lo está.

Las sanciones económicas contra países en conflicto, una medida de moda tras la invasión rusa pero que ha crecido a lo largo de la última década, están exacerbando el hambre, especialmente en África.

La receta de elevar las tasas de interés para contener la inflación forma parte de una lucha de clases propiciada por ideologizados bancos centrales.

De las políticas de los bancos centrales depende que la crisis económica actual se resuelva rápido o se alargue.

KUALA LUMPUR – La fuga de capitales del Sur global es inmensa, con efectos adversos generalizados. Un nuevo libro propone medidas para frenar e incluso revertir la fuga de capitales de África. También ofrece lecciones pragmáticas para muchos países en desarrollo.

1 2 3 4 9