Jomo Kwame Sundaram

Artículos

KUALA LUMPUR – Hace tiempo que hay que frenar la fuga de capitales de los países del Sur en desarrollo. Las nuevas sanciones contra los oligarcas rusos demuestran que se puede hacer con la voluntad política necesaria. Una investigación reciente también muestra cómo detener la fuga de capitales de manera más eficaz.

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – Sri Lanka, que en su día fue considerada un caso de éxito en materia de necesidades humanas básicas, se encuentra ahora sumida en su peor crisis económica desde su independencia en 1948. Este aciago momento en el país insular asiático ofrece lecciones para otros países en desarrollo.

Con la crisis proveniente de la pandemia de covid y avivada por la guerra en Ucrania, las respuestas de las mayorías economías occidentales a la subida de la inflación, amenazan con contraer el crecimiento e incrementar el desempleo, en una tormenta perfecta.

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – A medida que China aumenta los préstamos a otros países del Sur en desarrollo, las acusaciones de las trampas en su deuda crecen rápidamente. Al incrementar la potencia asiática en gran nivel su ayuda al desarrollo mientras la de otras fuentes sigue cayendo, la condena a los créditos desde Beijing se está convirtiendo en un arma en la nueva Guerra Fría.

El espectro de la estanflación amenaza al mundo una vez más. Esta vez, el riesgo es consecuencia directa de las provocaciones políticas y de la guerra, y no simplemente de las inexorables fuerzas económicas.

SÍDNEY / KUALA LUMPUR – El señalamiento de culpables en el juego de la incursión de Rusia en Ucrania oculta el daño que está causando en muchos frentes. Mientras tanto, miles de millones de personas luchan por hacer frente al empeoramiento de su nivel de vida, exacerbado por la pandemia y otras cosas.

Priorizar los objetivos de inflación, es decir tasas bajas del incremento de los precios, pueden frenar el crecimiento, el empleo y el desarrollo sostenible

La pandemia de covid-19 ha puesto de manifiesto importantes vulnerabilidades económicas a largo plazo. Este malestar, que incluye la disminución del crecimiento de la productividad, se debe a la mayor influencia de las finanzas en la economía real.

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de 2021 muestra que las explotaciones más grandes cultivan ahora una parte elevada y creciente de las tierras agrícolas en gran parte del mundo.

1 2 3 4 5 9