José A. Amesty R.

Artículos

En el transcurso de pocas semanas, han explotado dos naciones, una sudamericana y otra centroamericana, producto de los altos índices de corrupción, entre otras; en las altas, medias y bajas esferas de sus gobiernos, Perú y Guatemala.

El 7 de noviembre del próximo año 2021 se celebraran elecciones presidenciales en Nicaragua, según resolución del Consejo Supremo Electoral CSE, y amplió el plazo para legalizar los partidos políticos a participar. El CSE ha señalado que debido a la pandemia muchos partidos deben certificar su personalidad jurídica (status legal), para participar en procesos electorales.

El Grupo de Lima (GL), es una instancia multilateral que se estableció tras la denominada Declaración de Lima, el 8 de agosto de 2017 en Perú, donde se reunieron representantes de 14 países, con el objetivo, de dar seguimiento y buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela. Entre otras cosas exige la “liberación de los presos políticos”, pide “elecciones libres”, ofrece ayuda humanitaria y critica la “ruptura del orden institucional” en el país sudamericano.

Luego de la innegable y contundente victoria del MAS en Bolivia, y sus candidatos Luis Arce Catacora y David Choquehuanca, con el 55% de los sufragios a su favor, la oposición radical liderada por Luis Fernando Camacho, cual “pataleo de ahogados”, recurre a su vieja y anterior practica de golpista, no reconociendo la constitucionalidad de las elecciones en Bolivia, y desconociendo la transparencia del proceso electoral.

Costa Rica

A propósito del préstamo solicitado al Fondo Monetario Internacional FMI, por parte del gobierno de Costa Rica, cuya aprobación final, está ahora en manos del Plenario Legislativo Costarricense, y que ha sido y es debatido, en muchos medios, por políticos, empresarios y ciudadanía en general, deseamos hacer unas precisiones en torno a los prestamistas, las cuales deben ser conocidas por la ciudadanía en general, y que la entenderían colegiales de la sociedad costarricense.