Marcelo Aguilar

Artículos

Tras la crisis militar, el presidente brasileño parece debilitado. Pero lejos de romper con él, los uniformados mantienen cargos clave e intentan un lavado de imagen.

Tras la caída de sus condenas, el expresidente brasileño se transformó otra vez en protagonista indiscutido de los destinos de su país. El tablero político comienza a reacomodarse.

Manaos colapsa, el desempleo afecta a 14 millones de personas y el apoyo estatal a los más pobres terminó. Un estudio reciente denuncia una «estrategia institucional de propagación del virus», pero el Congreso protege al presidente.

Elecciones municipales 2020

El reciente triunfo electoral de la derecha tradicional sobre el bolsonarismo suscita interpretaciones disímiles del nuevo mapa político de Brasil. El progresismo, en tanto, se adentra en un agitado proceso de cambios en su dinámica interna, en la que el Partido de los Trabajadores ve amenazado su papel de líder incuestionable de la izquierda.

En una votación que servirá para medir la temperatura rumbo a las presidenciales brasileñas de 2022, el bolsonarismo comparece debilitado por la falta de un armado partidario de alcance nacional. Divididas y desorientadas, las izquierdas no parecen capitalizar esa fragilidad, mientras compiten entre sí por la hegemonía partidaria.

En tiempos de peste respiratoria, se queman y deforestan grandes extensiones de dos de los ecosistemas más importantes de Brasil y el mundo: la Amazonia y el Pantanal. La catástrofe coincide con la política de desarme de las instancias de fiscalización ambiental que apadrina el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, una gestión que dejará graves consecuencias, difíciles de revertir.

En la ventana

Mientras el presidente brasileño apela a las mañas de la vieja política para asegurarse apoyos en el Congreso, la oposición navega con el viento en contra. Con una capacidad de movilización menguada y el balance de su derrota todavía en él debe, la izquierda se ilusiona con un posible proceso de impeachment que, de concretarse, no la tendría como actor protagónico.

El verdadero peso de los militares en el gobierno de Brasil

Entrevista con Sônia Guajajara, coordinadora de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil

Cara visible de la lucha de los pueblos originarios a nivel mundial, Sônia Guajajara fue, en 2018, la primera candidata indígena de la historia a la vicepresidencia de Brasil, como parte de la fórmula del Partido Socialismo y Libertad (PSOL). En la semana del 19 de abril, Día de Lucha de los Pueblos Indígenas en ese país, habló con este semanario sobre la realidad de los indígenas brasileños en tiempos de pandemia, sus desafíos frente al gobierno de Bolsonaro, su vínculo con la izquierda partidaria y las expectativas de un sector de la población que está en la línea de frente en la lucha contra el extractivismo y el desarrollismo en América Latina.

Los desafíos ante el covid-19

Mientras los habitantes de las favelas señalan las dificultades de aislarse, los médicos brasileños se ven obligados a autoabastecerse de insumos básicos para lidiar con la pandemia. El gobierno, en tanto, aparece cada vez más aislado e incapaz.

1 2 3