Recomiendo:
0

Perú

¡No a la represión autoritaria de Martín Vizcarra!

Fuentes: Rebelión

El jueves 03 de junio, la FENUTSSA y la Coalición de gremios de salud, convocaron a una Jornada Nacional de Lucha demandando la atención del gobierno sobre sus diversas demandas democráticas como la dotación EPPs, pruebas moleculares, seguro de vida, bonos, nulidad de DS 083-2020-PCM y la RM 283-2020-MINSA que amplia de 60 a 65 años el rango de edad que afecta el grupo de riesgo, pase de terceros a CAS, reposición inmediata de trabajadores cesanteados, etc. Por su lado, la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), convocó a una Jornada de protesta para el 23 de junio, que también fue reprimida por la policía, deteniendo a 20 dirigentes de construcción civil y del colectivo 300 Inkas, entre otros.

Los gremios de salud están en pie de lucha desde hace 2 meses aproximadamente. Y salen a protestar en las puertas principales de los hospitales públicos una vez por semana por una hora (de 8:00 am a 9:00 am). El 17 de junio realizaron una importante Jornada de Lucha con miles de trabajadorxs en todo el país.

Durante todo este tiempo, la administración Vizcarra, ha dado varias conferencias haciendo demagogia sobre la lucha contra la pandemia señalando desde un principio que nos costarían entre 20 a 30 mil contagiados y 1,000 fallecidos, y ahora, a más de 100 días de la cuarentena, hemos superado los 200 mil contagiados y 7 mil muertos (que la prensa internacional y la nacional digital como Hildebrant en sus trece, IDL u Ojo Público pronostican que es el triple).

Y para lavarse las manos no ha tenido mejor excusa que, a través de su estrategia publicitaria de “orquestación”, echarle la culpa de todo al pueblo trabajador “por no respetar la cuarentena” que el gobierno mismo no ha podido sostener ya que, por un lado, dio privilegios a las mineras (que no acataron la cuarentena hasta que los trabajadores paralizaron labores) y otras empresas, no testeo masivamente y menos decretó el cerco epidemiológico para “enchalecar” los focos infecciosos, y por otro, porque las botas militares no matan el hambre de millones de trabajadores, a quienes en su mayoría, no le llegaron los miserables subsidios de 760 soles por familia mientras que para la gran empresa y los banqueros les dedico más de 60,000,000,000 de soles. Para este salvataje espectacular a la patronal, tuvo que endeudar al país por más de $/. 11,000,000,000 sin que ni un sol se oriente al personal de salud.

A pesar de la política gubernamental claramente a favor de los ricos capitalistas y de su incapacidad para imponer la ley a las clínicas privadas y empresas farmacéuticas que, escandalosamente, están lucrando con la salud de los trabajadores, pues, al llegar, los gremios de salud, el 03/06, a las inmediaciones del Parlamento, varios de los dirigentes fueron detenidos por la policía (con un centro de Lima militarizado), y llevados al Estadio nacional para registrarlos y multarlos con 400 soles (más de medio salario mínimo), en una clara manifestación del autoritarismo represivo del gobierno vizcarrista. Una semana antes también habían metido a prisión a varios dirigentes de salud que protestaron frente a la DIRESA de Lima –Norte.

No solo los trabajadores de la salud están desprotegidos sino también las mujeres y niñas. La violencia de género y las violaciones se han multiplicado en la cuarentena.

Esta tendencia autoritaria del gobierno se vio reforzada con el cierre del Congreso (al desarrollar características bonapartizantes en el timorato arbitraje entre las clases en contienda), y la estrategia de colaboración de clases de la centro izquierda y la burocracia de la CGTP, a través de su participación en el Acuerdo Nacional y los Consejos Laborales que hasta la actualidad solo han sido funcionales a los paquetazos económicos y antilaborales del gobierno y la patronal.

Por estas razones, llamamos a todo el movimiento obrero y popular nacional (e internacional), y sus organizaciones, a rechazar contundentemente, con pronunciamientos públicos y su participación activa, la represión de Martin Vizcarra, así como a sumarse a la convocatoria de lucha de la primera línea de combate en todos los hospitales públicos nacionales, así como con la CGTP y la arremetida oscurantista contra el documental “Hugo Blanco, Río profundo”. Y a la vez llamamos a la dirigencia de la CGTP a romper su política de colaboración de clases y a preparar y organizar un Plan de Lucha Nacional desde las bases.

La corrupción en el Estado con la compra sobrevalorada de mascarillas inservibles es escandalosa sin que hayan detenidos (en Bolivia el ex Ministro de Salud está preso por corrupción en la compra de ventiladores médicos falsos), mientras que los precios de los medicamentos se han disparado gracias a que el dueño Carlos Rodríguez Pastor es amigo del gobierno. Lo mismo podemos decir del acuerdo del gobierno con las clínicas privadas para la atención a pacientes con las camas UCI, el negociazo empresarial con los ventiladores, etc. Todo esto en el marco de miles de trabajadores despedidos gracias a las suspensiones perfectas que el gobierno pactó con la Elite a pesar que el primero le está brindando un salvataje estatal impresionante.

Es la hora de decir basta ya.

0