A. Moreno | 

En la primavera de 1933 fue aprobada la ley que quizás más convulsionó los cimientos de la sociedad española. En cumplimiento de la Constitución de 1931, la primera en la historia de España que reconocía la laicidad del Estado y garantizaba la plena libertad de conciencia, la Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas modificó de raíz dos cuestiones básicas que afectaban a uno de los pilares del antiguo régimen: restringió el acceso a la enseñanza de la Iglesia católica y consideró como bienes nacionales el inmenso patrimonio histórico de carácter religioso de España.

La II República, 90 años después

Jorge Saborido | 

El 14 de abril de 1931 un estallido popular proclamó, en forma inesperada y sin violencia, la II República en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII. El historiador Jorge Saborido revisa en este artículo el largo derrotero desde la Restauración hasta la II República, y los errores y dificultades que ésta tuvo que enfrentar desde el inicio y que terminarían, cinco años y tres meses más tarde, en una prolongada y sangrienta guerra civil.

La República como horizonte a medio plazo

La historia del estado español es la historia de los pactos y tensiones entre la burguesía castellana, catalana y vasca, a las que habría que añadir los latifundistas andaluces.

Manuel Ruiz Robles | 

«La República es lo que me permitió estar hoy aquí. Sin la escuela laica y republicana, no sería alcaldesa de París. La política debe ser el dominio de lo universal, donde uno se junta, donde uno se respeta. Yo debo todo a ese contexto» (Anne Hidalgo)

Víctor Arrogante | 

Se dice que la historia no es lo que se vivió, sino lo que se recuerda y analiza; y es cierto. La historia que no viví, es el recuerdo que viene de las historias de mi madre de sus vivencias que la escuché contar y que hoy recuerdo con emoción desbordada. Desde una farola en la calle Mayor, recuerdo la imagen del balcón de Gobernación, donde se proclamó la República, aquel 14 de Abril.

Hace algunos años, un excelente periodista conocedor de las entrañas profundas de este Régimen que padecemos, Rafael Cid, ponía el acento en uno de sus artículos en el funcionamiento de la segunda restauración borbónica, que ahora zozobra con los escándalos enormes de corrupción y desfachatez que todos conocemos de esta Monarquía pútrida y más cara que todas sus putas y putos de lujo juntos, que también se han pagado y pagan a nuestra costa.

Manuel Ruiz Robles | 

Tras la intervención del rey en la llamada pascua militar, resulta sorprendente el escaso o nulo protagonismo del Presidente del Gobierno en tal acto.

La urgencia de un debate constituyente

Jaime Pastor, Miguel Urbán | 

Por mucho que haya sido alabado desde los medios de desinformación del establishment, el discurso de Felipe VI de la Nochebuena ha vuelto a demostrar la imposible tarea que tienen por delante quienes pretenden separar la institución monárquica del legado de corrupción del rey fugado, ni siquiera mencionado.

Los súbditos nunca tolerarán que se desanude lo que el dictador dejó “atado y bien atado”

Jesús Gago |