Iroel Sánchez

Artículos

En febrero de 2021 las grandes empresas tecnológicas concentraban 13 de cada 100 dólares valorados en la Bolsa de Wall Street, superando la comercialización de armamentos.

Biden tiene otras prioridades y, según su Secretario de Estado, la política hacia Cuba está “en revisión”.

En Cuba, la transición socialista a contrapelo de esa hegemonía capitalista enfrenta grandes desafíos y desventajas muy particulares.

La genialidad política de Biden y Blinken sigue recogiendo frutos: No sólo ha unido a China y Rusia, sino que mientras hablan de alianzas de esta última con Venezuela, Cuba y Nicaragua e inventan una «invasión rusa a Ucrania», son los presidentes de dos de sus vecinos con más peso económico, Alberto Fernández y Jair Bolsonaro, los que han visitado Moscú.

Es evidente que se impone una agenda al mundo, que se derrama en cascada desde los medios de elite estadounidense hasta el periódico de una pequeña ciudad de provincias. El que pretenda cambiar la agenda debe estar dispuesto a perder fuentes de financiamiento y anunciantes; y si esto no fuera suficiente, están las demandas judiciales y las campañas de descrédito.

El racismo y el desprecio hacia pobres e inmigrantes están instalados en la dinámica de funcionamiento de un sistema que coloca las cosas por encima de los seres humanos.

Están ocurriendo las protestas populares con su correspondiente represión, pero no en Cuba, sino justamente en Washington D.C. -desmintiendo los pronósticos de la propaganda pro-Estados Unidos.

El pasado 19 de septiembre los periodistas de BBC Reha Kansara y Álvaro Álvarez sostuvieron una entrevista conmigo cuyo propósito era hablar sobre la Enciclopedia Colaborativa Cubana, EcuRed. Antes de iniciar el diálogo, les pregunté si era para BBC Mundo, manifestándoles que recientemente ese servicio en español había sido cuestionado al publicar una noticia falsa […]

Y no culpemos sólo a a Trump. Caen las máscaras porque tampoco fue suficiente que Alec Ross, Director de Innnovación del Departamento de Estado en tiempos de Hillary Clinton, dijera tramposamente que Internet era el Che Guevara del siglo XXI, mientras su jefa reconocía cómo había usado Twitter para provocar una revuelta en Irán.

El incómodo pensamiento de Gore Vidal

1 2 3 62