Juan Antonio Sacaluga

Artículos

Irak va camino de convertirse en uno más de esos conflictos olvidados, ahora que las grandes potencias están ocupadas en otras prioridades y los principales medios parecen haber perdido interés, por su complejidad o por cansancio.

Si en alguna región del mundo el frente antirruso es más débil o menos compacto es África. El continente donde malvive más de la mitad de la población más pobre del planeta ofrece, sin embargo, un atractivo no menor para los poderosos de la Tierra.

El 3 de mayo era el aniversario de la constitución del Frente Popular, el acontecimiento político que marcó el primer hito de la unidad de la izquierda francesa desde la trágica ruptura de jacobinos e indulgentes en los tiempos de la Revolución. La fecha tenía para muchos un valor simbólico añadido para consagrar una operación política que devolviera la confianza a millones de ciudadanos progresistas tras la última gran decepción de la década pasada.

El norte de África ha vivido un verano de gran agitación diplomática y de múltiples maniobras presentidas.

La sombra del colonialismo europeo

En las últimas semanas han confluido sobre el primer plano de la actualidad varios acontecimientos relacionados con el pasado colonial no resuelto de Europa. En Francia, tras los ecos de la recurrente polémica sobre la independencia argelina, ha sobrevenido la asunción de responsabilidades por el genocidio de Ruanda (1994). En Alemania, la petición solemne de perdón, con indemnización añadida, a los pueblos de Namibia. Y en España, el último incidente relacionado con la espina del Sahara Occidental.

Cumbre sobre el clima

El impulso diplomático que la administración Biden dará a la lucha internacional contra el cambio climático y la orientación “ecológica” del capitalismo internacional asentarán la corriente medioambientalista ya muy influyente en el Partido Demócrata norteamericano.

Se hace siempre difícil escribir sobre una guerra en un país africano, aunque se trate de uno de los más grandes, influyentes y poblados del continente. La desatención informativa por África contribuye no poco a esto. La percepción de que allí el conflicto es algo inevitable, debido a las condiciones pavorosas de pobreza, ausencia de valores democráticos, bajos niveles de civilidad, ambiciones sin freno y otros tópicos al uso crean una pereza en el ciudadano occidental y obligan a un esfuerzo mayor del acostumbrado.

  Se extiende la sensación de crisis en Europa. El callejón sin aparente salida del Brexit, la revuelta social en Francia y la incierta situación política alemana se completan con el sobresalto italiano, el bloqueo político aderezado con la emergencia de la extrema derecha en España. En los tres primeros casos, se puede acudir a […]

Cincuenta años después del mayo del 68, Francia vive una revuelta inaudita

El movimiento de los gilets jaunes puede apagarse, como le ocurrió a la protesta de la Sorbona y Nanterre hace cincuenta años, pero el General tuvo que marcharse a casa un año después, arruinado su capital político