Lluís Rabell

Artículos

“Ahora tenemos más tiempo para ganar bien”, decía con candorosa sinceridad –o descarado cinismo, según se vea-, un tweet matutino, prontamente borrado, de Pere Martí Colom, director de comunicación de JxCAT.

Quizá no estemos tan lejos como parece de la estremecedora distopía de Ray Bradbury. Aún no ha sido organizada ninguna quema de libros. La imagen evoca recuerdos históricos que la hacen repulsiva.

Las cosas se van decantando y todo parece indicar que el gobierno de Pedro Sánchez sacará adelante sus presupuestos con el apoyo de una mayoría parlamentaria muy similar a la que le dio la investidura –una suerte de “Frente Popular”, diría Enric Juliana, recurriendo a una metáfora sin duda evocadora, aunque forzada. Junto al esperado griterío de las derechas, no han faltado algunas voces críticas desde las propias filas del PSOE, sin olvidar la de Felipe González, denunciando los compromisos con “quienes quieren romper España”.

El retorno al Estado de Alarma –y a las penalidades que conllevará para la ciudadanía– puede disipar en pocos días los ecos del debate parlamentario de la moción de censura presentada por Vox. Sin embargo, lo acaecido en el Congreso de los Diputados brinda pistas muy valiosas para entender lo que está sucediendo… y lo que nos espera en el próximo período.

Reseña de El consentimiento, de Vanessa Springora,

1 2 3 6