Recomiendo:
0

Latinoamérica: pandemia, hambre, migrantes… y malos gobiernos

Fuentes: Rebelión

América Latina y el Caribe superaron el medio millón de casos de coronavirus, que ya ha matado a unas 30 mil personas en la región.

Brasil es el país más afectado, con casi la mitad de los contagios, seguido por Perú, que contabilizó unos 100 mil casos y 2.800 fallecidos. México es el tercer país de la región con más casos, 52 mil, pero el segundo con más muertos de covid-19, con más de. 5.300.

Numerosos países de la región han roto sus marcas de contagios y muertes diarias en los últimos días, con la mayoría de las curvas de casos y fallecimientos mostrando una clara tendencia a la alza. Unos pocos, sin embargo, ya parecen haber dejado lo peor atrás.

América Latina atraviesa su peor mes desde la llegada del covid-19., que aterrizó en la región el 26 de febrero, cuando Brasil confirmó el primer caso en São Paulo.  Hoy el mayor temor es que la pandemia cruce las fronteras amazónicas, desde Brasil,  y afecta a las poblaciones indígenas y campesinas de Perú, Bolivia, Ecuador y Paraguay

Muchos gobiernos neoliberales de la región prefirieron priorizar la economía, o dicho de otra forma los negocios de los poderosos, negando la importancia de la pandemia e hiptecando la salud de sus pueblos, La consecuencia es que millones de latinoamericanos padecen hambre y reclaman soluciones, que nio llegan.

 La esperanza de autoridades y epidemiólogos es que estos números sean el anuncio del inicio del «pico» de la pandemia, y que el esperado descenso en el número de contagios ya esté a la vuelta, aun cuando la Organización Mundial de la Salud anunciara que el juevo cronavirus podría no irse nunca, se vuelva endémico.

Brasil bató el record con 13 mil casos en un día, por lo que superó al Reino Unido en cantidad de contagios y quedó tercero detrás de Estados Unidos y de Rusia, con unos 275 mil infectados y 18 mil muertos.

El hambre campea en las poblaciones de varios países. 300 mil peruanos abandonaron Lima por quedarse sin vivienda y sin comida, y buscan retornar, a pie, a sus zonas andinas, tras nuevos records de fallecidos, que casi alcanzan los dos mil 800. Ante la ineficacia del gobierno, el colegio médico solicitó la extensión de la cuarentena.

A contramano de lo que ocurre en el resto de la región, el presidente de Ecuador,Lenín Moreno, anunció este martes un recorte del gasto público de más de 4.000 millones de dólares para enfrentar la grave situación financiera, luego de que el ministerio de Salud anunciara que el país tiene a este martes 2.839 fallecidos oficiales, 1.692 probables –lo que harpía un total de más de 4.500 muertos) y 34.151 positivos por COVID-19.

Colombia alcanzó la cifra de 500 fallecidos por covid-19, mientras la cifra de contagios se elevó a 16 mil. En poblados  y ciudades campean las banderas rojas en los ventanales, señal de pedido de solidaridad para mitigar el hambre.

En Bolivia, se multiplican los bloqueos y marchas exigiendo atención sanitaria, medicinas, alimentos y también la convocatoria de elecciones en los 90 días que definió la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia.

El hambre y la desesperación por alimentos lanzaron a protestar a centenares de vecinos de municipios pobres de Santiago de Chile y otras ciudades, levantando barricadas, prendiendo fogatas y enfrentándose con carabineros que los reprimieron con cañones de agua y gases lacrimógenos, en demanda de la cesta alimentaria prometida por el gobierno.

En Panamá rige una cuarentena total indefinida que, entre otras, restringe la movilidad por género -hombres y mujeres no pueden salir el mismo día- lo que busca reducir en un 50 % la presencia de personas en las calles, según han explicado las autoridades. Pero el gobierno debió salvaguarda de los derechos los transexuales y evitar todo tipo de discriminación contra la población LGBT durante la cuarentena .

Mientras, varios gobiernos han preferido pagar la deuda externa a bonistas y al Fondo Monetario Internacional, en lugar de atender las necesidades sanitarias y alimenticias de sus poblaciones, hipotecando cualquier futuro posible en la etapa de la pospandemia

Migrantes: entre el terror y la pandemia

La política estadounidense para la expulsión expedita de migrantes que sean detenidos a lo largo de la frontera con México podría permanecer en vigor incluso después de que se reduzcan las medidas de confinamiento por el coronavirus en Estados Unidos.

Los activistas de inmigración señalaron que la política ha privado a algunas personas del derecho de solicitar asilo. Se tenía previsto que la medida expirara el 20 de mayo, pero el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Mark Morgan, dijo que las autoridades de sanidad de Estados Unidos deberían considerar que el virus aún no ha alcanzado el punto máximo de contagios en México y Centroamérica.

Sigue latente la posibilidad de que se propague dentro de los centros de detención de la Patrulla Fronteriza y más allá, antes de determinar si se puede reanudar la vigilancia previa al brote.

Un tercio de los 43.000 inmigrantes detenidos al 2 de marzo estaban en instalaciones que tienen sólo un hospital, o ninguno, con camas de cuidados intensivos dentro de los 40 kilómetros. Los hospitales más cercanos al LaSalle ICE Processing Center en Jena, Louisiana, uno de los más grandes del país con un promedio diario de aproximadamente 1.200 detenidos están a unos 64 kilómetros de distancia, en Alexandria.

Cabe recordar que el presidente Donald Trump ha hecho de la reducción de la inmigración ilegal un tema distintivo. Sus oponentes lo han acusado de usar la pandemia como un pretexto para adoptar políticas duras que resultan atractivas para su base de electores mientras busca su reelección

Trump cerró las fronteras con México y Canadá en marzo, dejándolas abiertas sólo al tráfico esencial de personas y bienes. La gran mayoría de las expulsiones exprés han sido en la frontera con México. Entre el momento en que se implementó la regla y fines de abril, 20.860 personas fueron devueltas a México. En la frontera norte, fueron apenas 27.

Unos 950 detenidos en custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas han dado positivo por el virus, y un detenido murió por complicaciones de la enfermedad. Pero sólo alrededor unos 1.800 de los casi 30.000 detenidos a nivel nacional han sido controlados.

El gobierno de Estados Unidos reanudó el 5 de mayo los vuelos con migrantes deportados hacia Guatemala, mientras organizaciones humanitarias alertaron del riesgo de trasladar personas desde el epicentro de la pandemia hacia zonas con sistemas de salud débiles.Durante la última semana llegaron tres vuelos con un promedio de 75 personas cada uno.

Uno de los brotes más grandes está en Richwood, Luisiana donde 64 personas habían sido infectadas, el tercer brote más grande entre los centros de detención de inmigrantes en el país,

Con la orden de Trump dirigida a mantener abiertas las plantas empacadoras de carne, las familias como las suyas en todo el país enfrentan decisiones difíciles sobre cómo mantener sus medios de vida. en medio de una aterradora pandemia que ya ha matado a más de un 320 mil de personas en todo el mundo y más de 90 mil sólo en Estados Unidos.

Rubén Armendáriz es es periodista y politólogo  rioplatense. Mirko C. Trudeau, economista del Observatorio de Estudios Macroeconómicos (Nueva York), Ambos analistas del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégicoi (CLAE, www.estrategia.la)

0