Cecilia Vergara Mattei

Artículos

Con la próxima elección presidencial en noviembre y la redacción de la nueva Carta Magna como telones de fondo, y como homenaje y memoria viva de las y los luchadores sociales asesinados, Chile conmemoró el 48 aniversario del golpe militar que puso fin al gobierno del presidente socialista Salvador Allende, que dio paso a la sangrienta dictadura de Augusto Pinochet.

Casi en su despedida, el gobierno derechista chileno de Sebastián Piñera provocó una controversia con Argentina, pretendiendo territorios argentinos ya laudados hace más de 30 años, con la doble intención de desviar la atención del pueblo chileno de la grave crisis y el descalabro derechista de cara a los comicios presidenciales y de tratar de favorecer a los candidatos derechista argentinos en la contienda interna del vecino país.

La presidenta del Senado, Yasna Provoste, de la Democracia Cristiana, sumó su candidatura por la centroderecha chilena para las elecciones presidenciales previstas para el 21 de noviembre y puede convertirse en una dura competidora, ya que es capaz de restarle votos tanto al candidato de la centroizquierda Gabriel Boric, como al de la derecha, Sebastián Sichel.

Una decena de precandidatos se han lanzado para competir en las elecciones primarias del 18 de julio, previas a las presidenciales del 21 de noviembre que enfrentarán a una alianza de izquierda y otra de derecha, donde Daniel Jadue, el abanderado del Partido Comunista, lidera la intención de voto.