Olmedo Beluche

Artículos

La revista colombiana «Historia 2.0», Año VI, No. 12, junio – diciembre de 2016, publicó un interesante artículo del investigador independiente Luis Carlos Arenas, sobre la participación de los gunas en la independencia de Colombia y Panamá. El artículo aborda la relación entablada entre altos oficiales del ejército libertador, por encargo del propio Simón Bolívar, los cuales establecieron comunicaciones y acuerdos con las autoridades gunas para que colaboraran en un ataque al Istmo de Panamá cuando todavía estaba en manos de las fuerzas realistas españolas.

El 9 de enero de 1964 estallaron 60 años de contradicciones sociales, políticas y culturales acumuladas por el sistema colonial de la Zona del Canal. Ese día saltó por los aires el estado tutelado en que se había convertido Panamá desde 1903. Aquel acontecimiento marcó un punto de quiebre de la política norteamericana en Panamá.

El 1 de enero de 1804 se proclamó la Independencia de Haití del sistema colonialista francés, marcando un precedente que Hispanoamérica no alcanzaría sino hasta dos décadas después. Haití fue el segundo país independiente del continente americano, después de Estados Unidos, que la había proclamado en 1776, pero el hecho tuvo un alcance social y político más profundo en la isla caribeña que en Norteamérica.

El carácter altamente contradictorio de la realidad del sistema capitalista mundial ha quedado bien dibujada en las varias y continuadas victorias democráticas alcanzadas por diversos pueblos de este continente americano en los últimos meses.

Como diría la antropóloga Ana Elena Porras, la clase dominante panameña se ha construido un «mito de origen» de la identidad panameña y de sí misma: el mito de Balboa.

(En septiembre se conmemora otro aniversario, por eso revivimos este artículo)

Conferencia dictada en el V Congreso de Docentes de Español a nivel superior: “500 años de Lengua y Literatura en Panamá”, en la Universidad de Panamá, el 18 de octubre de 2019.

Panamá

En política, como en medicina, conviene empezar por el diagnóstico, para saber cuál es la cura. Un mal diagnóstico conduce a errores en el tratamiento, un análisis equivocado de la realidad conduce a propuestas políticas tramposas.

Panamá

1 2 3 11