Álvaro Verzi Rangel

Artículos

En los últimas semanas se han difundido dramáticas imágenes de unos 13 mil migrantes haitianos varados en un precario e improvisado campamento bajo un puente que conecta la ciudad de Del Río, en Texas, con Ciudad Acuña, en México, a la espera de que sus peticiones sean procesadas por las autoridades estadounidenses, y muchos han terminado sufriendo persecuciones de la Patrulla Fronteriza, que en actitudes xenófobas los ha perseguido a caballo, como hace dos siglos hacían con los esclavos.

En este artículo el autor analiza el papel de Bannon como ideólogo ultraderechista de Jair Bolsonaro.

La detención de 18 veteranos colombianos en Puerto Príncipe por su participación en el magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moïse, perpetrado el pasado 7 de julio, desató un debate sobre el trato que el gobierno de Colombia da a sus soldados retirados y sobre los contratistas de éstos para perpetrar asesinatos y otros actos delictivos para desestabilizar gobiernos y favorecer los negocios de sus financistas.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador planteó la sustitución de la Organización de Estados Americanos (OEA) por un organismo autónomo, no lacayo de nadie, que sea mediador en conflictos en las naciones sobre asuntos de derechos humanos y de democracia, pero a petición y aceptación de las partes.

Las autoridades haitianas informaron de la detención de por lo menos 17 extranjeros que habrían participado en el ataque y asesinato del presidente Jovenel Moïse, perpetrado por un comando compuesto por 26 colombianos y dos estadounidenses de ascendencia haitiana, identificados como James Solages y Joseph Vicent, según el director de la Policía, León Charles.

El presidente de Haití, Jovenal Moïse, fue asesinado en un ataque de un grupo de «individuos no identificados» ocurrido en la madrugada del miércoles en su casa del barrio de Pelerin de Puerto Príncipe, durante el cual Martine, la esposa del mandatario, resultó gravemente herida.

Perú

El resultado de la primera vuelta electoral en Perú, que dejó para el balotaje al socialista Pedro Castillo y la ultraderechista Keiko Fujimori, puede sorprender, sobre todo cuando el escenario estaba marcado por la triple crisis: sanitaria, de corrupción y la política. Un escenario que conlleva hoy a la posibilidad del retorno del autoritarismo fascista y la corrupción fujimoristas.

En las redes sociales venezolanas se disparó el alerta de militantes de izquierda por la decisión del presidente Nicolás Maduro y el pleno del partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de terminar con cualquier disidencia dentro de las filas oficialistas, lo que significaría en el entierro definitivo del camino trazado por el expresidente Hugo Chávez.

El bloqueo financiero contra Venezuela se inició con la orden ejecutiva del 9 de marzo de 2015, firmada por el entonces presidente Barack Obama (cuyo vicepresidente era Joe Biden) y que ha sido prorrogada en los siguientes años por su sucesor republicano, Donald Trump.

Después de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre y la farsesca “consulta popular” del guadosisimo proestadounidense del 12, las oposiciones quedaron al borde del naufragio, y pareciera que la tendencia es a buscar una regularización de la economía en un entorno de “liberalización” de políticas económicas, y de no involucrarse en apoyos políticos.

1 2 3 9