Lirians Gordillo Piña

Artículos

Resulta difícil encontrar un ámbito de la vida que no haya sido impactado por la covid-19; la salud sexual y reproductiva se incluye en esa larga lista, también en Cuba.

Comenzando 2021, colectivos y usuarios de redes sociales en la nación caribeña se reactivan a favor de los derechos de la población LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queers). A esos mensajes se suma la campaña «Sí, acepto».

La pandemia causada por la covid-19 estremece al mundo y trastocó el acontecer cotidiano, también, en Cuba. Salvar la vida y responder a la emergencia sanitaria ha sido el centro de atención de familias, comunidades y Estados.

La campaña «Cristo ama mis colores» pone en primer plano rostros y testimonios de personas cristianas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género que asumen plenamente su sexualidad y su fe en Cuba.

Entre las lecciones que deja la pandemia causada por la covid-19 en Cuba está el potencial de iniciativas ciudadanas y emprendimientos comunitarios para el bienestar social.

Un discurso opuesto a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres e intransigente con el reconocimiento ciudadano de la diversidad sexual en Cuba se hace más visible en redes sociales y productos comunicativos.

Reina aún siente temor cuando sale a la calle; la covid-19 dio un vuelco a su vida y afectó su salud emocional.

Mantener y ampliar la formación en género y comunicación es una necesidad constante para profesionales de la prensa y la comunicación pública en Cuba.

Un nuevo espacio de encuentro propone hacer una pausa para el autocuidado de activistas que luchan contra el racismo en Cuba. «Para muchos de nosotros no hay una parada, un momento para cuidarnos y poder continuar. Podemos llegar a edades avanzadas con un deterioro serio de la salud, porque siempre ponemos la curita para poder […]

1 2 3 4