Manuel Ruiz Robles

Artículos

La creciente disyuntiva, democracia o barbarie, tiene su origen en una constitución que confirmó en el trono al último jefe de la dictadura, Don Juan Carlos I de Borbón, y a su línea sucesoria, dotándolos de una impunidad y de unas prerrogativas ajenas a cualquier atisbo del más elemental sentido de justicia.

Los problemas derivados del desencuentro entre el Estado y las naciones históricas que actualmente forman parte del Reino de España siguen indefinidamente pendientes.

Intento esbozar en estas líneas lo que entiendo por antagonismo de clases y su correspondiente correlación de fuerzas en una sociedad industrial avanzada, y la relación de ambos con el grado de desarrollo de la ciencia y de la técnica, así como su influencia en la historia de nuestro país.

El llamado centro político, en tiempos de bonanza, en los que el “pan y circo” tiene como finalidad narcotizar a una franja de la sociedad, encuentra su recompensa en el electoralismo centrista. Por el contrario, en tiempos en donde la injusticia social y las lacerantes desigualdades se acrecientan, el centro deja de existir como caladero de votos y se transforma en un espacio vacío.

La Patria, un concepto difuso e impreciso, era objeto de culto religioso. Jurábamos a Dios y prometíamos a España derramar, si fuese preciso, en defensa de su honor e independencia y del orden dentro de ella, hasta la última gota de nuestra sangre.

«La República es lo que me permitió estar hoy aquí. Sin la escuela laica y republicana, no sería alcaldesa de París. La política debe ser el dominio de lo universal, donde uno se junta, donde uno se respeta. Yo debo todo a ese contexto» (Anne Hidalgo)

El análisis de la actual situación militar española requiere remontarse al origen y evolución de las Fuerzas Armadas de Franco, origen vinculado al fascismo de los años 30.

1 2 3 4 5 6 18